La facultad de Ciencias Políticas UCM: La verdad de un subsistema Político

La facultad de Ciencias Políticas y Sociología perteneciente a la Universidad Complutense de Madrid y ubicada en el campus de Somosaguas es un lugar lleno de polémicas y controversias.Para unos siempre fue el reducto de la izquierda más recalcitrante y radical, donde los pro-etarras se pasean a sus anchas como si de una Herriko taberna se tratase, y donde el muro de Berlín jamás ha sido derrumbado: el lugar en el que habita el mismísimo diablo Para otros este centro es un reducto del espíritu crítico abandonado a la deriva, donde se abren unos espacios alternativos y contraculturales que son impensables en una ciudad hecha a medida para el consumo y la acumulación. Incluso en algunas partes del mundo como en América Latina se considera un lugar de gran prestigio académico, tanto por el nivel del profesorado como por las investigaciones llevadas a cabo por el personal de la facultad.

Antes de que el afamado Pablo Iglesias eclipsara el panorama político nacional y la opinión pública centrase el punto de mira en su imagen y en la de la facultad, esta ya solía aparecer en los medios de comunicación ligados a la derecha más conservadora y reaccionaria. De hecho en cadenas de TV como TeleMadrid, 13TV e Intereconomía había cierta atracción perversa por este centro académico, que llevaba a que semanalmente en sus acalorados debates se citase con regularidad a esta facultad. Estos medios de dudosa legitimidad moral y periodística siguieron en riguroso directo (como si de una Final del Mundial se tratase) los acontecimientos más polémicos que durante los años anteriores a Podemos se producían en la universidad: el escrache a Rosa Diez, los sucesos de la capilla universitaria, la huelga de trabajadoras de la limpieza, las sucesivas huelgas con barricadas y un largo etcétera. En cambio los miles de estudiantes que durante estos años han tenido que abandonar sus estudios por la imposibilidad de hacer frente al pago de la matrícula jamás llamaron la atención de Cuatro, La sexta o Intereconomía, estas cadenas nunca aparecieron para cubrir las sucesivas protestas u okupaciones en solidaridad con estos estudiantes, ellos no son noticia. De hecho durante estos años varios periodistas de estos medios, infiltrados con cámaras ocultas, se dedicaron a desprestigiar a la facultad, creando el precedente de lo que ahora es un hecho habitual para los estudiantes: periodistas infiltrados en las clases buscando carroña sobre Podemos.

Aquí un ejemplo:

Una vez llegada la irrupción de Podemos y  la figura de Pablo Iglesias se sucedieron los reportajes poco acertados, sesgados y manipulados sobre este ente académico. Se había abierto la barra libre de mentiras e infamias. A día de hoy esa borrachera de manipulación mediática no ha finalizado, donde los más perjudicados han sido los alumnos y el personal docente. Los grandes medios de comunicación que en el pasado solo se acercaban al campus muy de vez en cuando para hacer la foto morbosa de una barricada acompañada de 50 encapuchados durante los días de huelga, hicieron acto de presencia durante semanas después de las elecciones europeas. El mismo lunes posterior a las elecciones  numerosas cámaras de TV  realizaron conexiones en directo preguntando a los alumnos sobre la figura de Pablo como profesor. Ahora sí, los alumnos se habían convertido en noticia.

Por otro lado algunos supuestos alumnos han ayudado a seguir alimentando la mentira y se han hecho pasar por alumnos actuando de tal manera  que no pasarían ni la primera ronda del casting de “Tú sí que vales” .

Un ejemplo:

http://www.elplural.com/2014/06/17/13tv-da-voz-a-una-presunta-ex-alumna-victima-de-pablo-iglesias-me-he-hecho-pasar-practicamente-por-hugo-chavez-para-aprobar/

Esta mentira es tan sangrante que cualquier alumno que haya tenido como profesor a Pablo Iglesias sabe que sus exámenes son orales y no escritos. Supongo que esta alumna habrá suspendido por que en los exámenes de Iglesias Hugo Chavéz no está entre las materias a estudiar, ni él, ni sus políticas.

Verdades y mentiras sobre Somosaguas 

-Contrapoder.

Los medios de comunicación tienen la odiosa y poco rigurosa costumbre de identificar a todos los alumnos de la facultad con fervientes militantes de Podemos . El rigor periodístico de la gran mayoría de los periodistas que relatan el día a día de este centro es lamentable, poniendo en entredicho tanto su profesionalidad como su ética periodística. Bastaría con pasearse por la facultad y hablar con 15 o 20 estudiantes para darse cuenta de que la fotografía que intentan reproducir nada o poco tiene que ver con la realidad de la universidad. Es habitual escuchar en la prensa y en las tertulias la relación entre Podemos y Contrapoder. Esta asociación que fundó Pablo Iglesias junto a Iñigo Errejon y varios miembros del actual Podemos hace ya casi una década, es en la actualidad una asociación universitaria con los días contados. Desde los medios de comunicación se ha reproducido la idea de que Contrapoder controla la gran mayoría de los órganos universitarios y que aglutina a los estudiantes más combativos de la facultad, obviando la existencia de otras asociaciones que en la actualidad tienen más miembros y diferentes puntos de vista ideológicos. De hecho mientras desde fuera se tiene la imagen de Contrapoder como un grupo de antisistemas radicales, desde dentro muchos estudiantes los consideran reformistas o traidores al movimiento estudiantil por sus relaciones de complicidad con el decanato. Muchos estudiantes fieles al espíritu crítico de la facultad no ven con buenos ojos a la nueva formación política ni a la asociación que los vio crecer, ya que muchos los adelantan por la izquierda.

-Consumo de tabaco y estupefacientes en los pasillos.

Muchos medios afirman que en la facultad el consumo de tabaco y de estupefacientes es habitual en un pasillo que comunica la cafetería y la biblioteca. Este hecho es cierto y muchos medios han aprovechado este consumo para desprestigiar a todos los alumnos y profesores que conviven en este espacio, obviando que muchos de estos están en contra de esta costumbre,y por no hablar de que un alto porcentaje de los que frecuentan el pasillo ni siquiera estudian en la facultad. A los medios les encanta repetir hasta la saciedad que en este pasillo se fuma porros y que el Decano  lo consiente. A pesar de que es una práctica que no goza de legitimidad entre los estudiantes ni profesores , no es ni por asomo el mayor de los problemas que tiene la  facultad, un centro donde  las trabajadoras de la limpieza han sufrido bajadas de sueldo y amenazas de despido, donde la gran mayoría de los profesores son mileuristas, donde el puesto de trabajo de la reprografía pende de un hilo, donde se ha despedido al personal de mantenimiento y donde no hay dinero ni para pagar folios para hacer los exámenes. Sin tener en cuenta  la ingente cantidad de compañeros de clase que ahora son ex compañeros debido a que no pueden costearse sus estudios. Los medios tratan de reproducir una mala práctica de algunos alumnos, olvidando intencionadamente cuales son los problemas verdaderamente importantes que sufre en el día a día el estudiantado.

-Centro de control ideológico y de apología del terrorismo.

Una de las frases más escuchadas acerca de la universidad es el supuesto control ideológico de los profesores hacía los alumnos, dejando entre ver que la gran totalidad de los profesores son abiertamente de izquierdas y que utilizan un espacio como la facultad para adoctrinar a jóvenes en la causa revolucionaria. Probablemente esta sea una de las mentiras más repetidas y dominantes. Dejando de lado que exigir objetividad en una facultad de Ciencias Políticas es una vulgar utopía, la gran mayoría del profesorado ni son de Podemos ni son de izquierdas. Hay profesores que en sus clases brindan por la constitución de 1978, condenan la “dictadura genocida” del gobierno de Nicolás Maduro o abogan por el libre mercado. El departamento de Relaciones Internacionales, abiertamente más conservador, es un ejemplo de pluralidad política e ideológica. De hecho de los 300 profesores que hay en la facultad, los que son de izquierdas y generalmente personajes públicos, son una minoría. En cambio los medios intentan hegemonizar la idea de que todo el personal docente está a sueldo de elementos CastroChavistas. Otro ejemplo de rigor periodístico.

En cuanto a la apología del terrorismo, creo que cualquier persona puede llegar a la conclusión de que una pintada en la que reza “GORA MI BICICLETA” no tiene intención de enaltecer al terrorismo ni de humillar a las víctimas. Lo que sucede es que la derecha mediática está acostumbrada a sacar rédito político de cualquier cosa -por muy absurda que sea- relacionada con el terrorismo, incluso hoy en día cuando la banda terrorista ETA ya ha desaparecido.

Como el lector ha podido comprobar este artículo no es ni pretende ser una defensa al partido político Podemos. Solo trata desmentir y poner en evidencia la poca profesionalidad periodística que durante los últimos meses ha protagonizado las columnas y noticias de todo el Estado. Los reporteros que se acercan a la facultad en busca de la carroña más podrida, no consiguen entender las dinámicas de un centro académico que es un ejemplo para todo el país y toda Europa. Los que nos sentimos orgullosos de pertenecer a esta casa sabemos de sobra que por muchos periodistas que se infiltren, y por muchas cámaras ocultas que traten de introducir por los pasillos, jamás entenderán el subsistema político que define a una facultad donde ante todo, se enseña a pensar.

Víctor López.

Deja un comentario