Hay que refundar…Madrid

Publicado por blogs.público.es el 2 de mayo de 2015

Tania Sánchez Melero

Juan Carlos Monedero es mi amigo: lo quiero y admiro, como tanta gente que lo expresa estos días. Pero el anuncio más importante que hizo Podemos el jueves no se refería a su persona, sino a una propuesta seria, solvente y de futuro para la empresa pública más importante de esta región: El Canal de Isabel II.

El jueves José Manuel López, candidato a la presidencia de Madrid por Podemos, Lorena Ruiz, número dos de la lista, y Eduardo Gutiérrez, responsable de la propuesta económica del programa, pusieron encima de la mesa una idea sencilla y crucial para un cambio de futuro para Madrid, que demuestra que gobernar al servicio de las mayorías sociales y no de minorías depredadoras es, tan sólo, una cuestión de voluntad política.

La voluntad el PP ya la anunció el todavía presidente Ignacio González: vender a fondos buitres la empresa pública del agua madrileña. La lucha de la ciudadanía y los trabajadores del Canal frenaron parcialmente ese proyecto, pero no pudimos evitar que, con los beneficios de la empresa pública que es de todos y todas, se hayan desarrollado proyectos en el extranjero, que en no pocos casos han supuesto gravísimas violaciones de derechos humanos. Sirva el proyecto de represa del Quimbo, en Colombia, como muestra de botón para quienes quieran saber dónde y cómo desarrolla sus inversiones nuestra empresa pública.

Frente al sinsentido de invertir en el extranjero mientras se le corta el suministro a las familias afectadas por la crisis, se lanza una apuesta clara y contundente: recuperar Canal de Isabel II como empresa pública que garantice el derecho al agua y sea la base (con la recuperación de las inversiones hechas en el extranjero y la reinversión de sus beneficios), del nuevo proyecto económico y productivo de Madrid.
No está inspirada la propuesta en ningún proceso expropiador al otro lado del océano, sino en nuestro propio continente, en el Banco del Agua Holandés, institución financiera pública con más de 50 años a sus espaldas, que hoy es el sexto banco más seguro del mundo, probablemente porque no especula en los mercados financieros, sino que financia los proyectos públicos de innovación productiva.

Y esta es la sencillez de una propuesta redonda; utilizar los beneficios del Canal para generar un banco de inversión pública, con capacidad de recibir fondos Europeos que hasta ahora han sido desaprovechados por el PP.

Una inversión pública que no se quiere destinar a más ladrillos ni carreteras, sino a financiar el plan de reindustrialización inteligente de Madrid, empezando por coordinar con esos fondos de inversión que gestionará el Banco del Agua, los proyectos de investigación de las instituciones de innovación y los centros universitarios que existen en la región. Para aplicar nuestro conocimiento a las necesidades de la gente, poniendo a disposición de las comunidades de vecinos de Madrid proyectos de eficiencia energética que reduzcan el gasto de las familias, y recuperen el empleo en el sector de la construcción orientado esta vez al bien común.

Seguramente hay quien le pone pegas a la propuesta, incluso desde quienes han peleado por recuperar el Canal para las gentes de Madrid. Hay tiempo de discutir su desarrollo, asumiendo que los programas ni se tallan en piedra, ni se guardan en cajones, sino que se discuten con la gente para matizar su desarrollo hasta encontrar el camino que define el futuro común.

Este es el tiempo que nos toca, lo dijo el candidato al final del discurso. Hemos protestado en las plazas de Madrid, es tiempo ahora de vivirlas para refundar nuestra región como la comunidad que nunca debió dejar de ser.

Es tiempo de llevar al debate público el proyecto de futuro que le debemos a nuestra gente, la que se indignó por una crisis que se ha llevado por delante los sueños de miles de familias, y que esperan una propuesta que además de darles protagonismo esté pensando en garantizar empleos dignos.

No es tiempo de permitir que las portadas de los grandes medios ignoren la propuesta política y la sustituyan por peleas en el fango. No es tiempo de discutir de los partidos, es tiempo de hablarle al pueblo, ése al que si queremos empoderar y devolver su soberanía, necesita de un horizonte de ilusión que permita hacer latir sus corazones por el sueño colectivo de un futuro digno.

Por el camino, todos desaprenderemos y aprenderemos nuevas formas de llevar a la vida cotidiana la democracia que tanto anhelamos practicar, la que no se teoriza ni se escribe en reglamentos, sino la que nos convierte en ciudadanas de pleno derecho que juntas son capaces de alumbrar un nuevo proyecto de país.

Ese camino empieza en Madrid, y no puede empezar mañana: ha de empezar hoy, dos de mayo. Es la fecha histórica de la que debe partir el futuro. Demos el primer paso, levantemos la mirada para encontrarnos con los ojos de quien espera recuperar la ilusión sabiendo que es posible refundar Madrid. ¡A por ello!

Deja un comentario