Por qué no votar a Gabilondo aunque te hayan entrado ganas

El proyecto de regeneración socialista viene con el freno de mano echado: la nueva política sigue cerrando como en antaño los debates televisados entre los partidos que solo así ya logran imaginase mayoritarios. Dio cierto rubor ver a Cifuentes y Gabilondo intentando representar un tiempo nuevo (#UTNcensura fue TT), y a Pepa Bueno sentirlos “tan jóvenes” tras pasar por su sofá disimulando ser viejos oportunistas genoveses y ferrazinos.

Algunas personas indignadas ante el empalagoso tratamiento mediático que viene recibiendo el candidato socialista a la Comunidad de Madrid, nos hacen llegar algunos materiales que ordenamos en un texto de análisis y una detallada crónica de un antiguo estudiante que lo trató de cerca. Lo que se dibuja es una trayectoria política mediocre y marcada por el permanente acomodo a las circunstancias, como el propio PSOE que pretendidamente viene a regenerar. Un hombre que dedica sus buenas palabras a concertar acomodos de familia que siempre lastran cualquier intento de transformación, como su primera propuesta conocida y frustrada, el Instituto de Humanidades en el parque tecnológico de la UAM.

A este hombre al que tanto le incomoda mirar a los ojos no se le conocen ni planteamientos ni méritos políticos que justifiquen la imagen de reformista avanzado que alegremente promueven la práctica totalidad de los medios de comunicación.

Cómo filósofo no deja ni rastro ni poso

Como decano no hay queja, porque no hizo nada

Como rector prometió filosóficamente de todo para terminar aplicando la máxima militar de jerarquía y antigüedad

Como ministro asumió las bazas de negociación que imprimirían de nuevo una línea conservadora a la modernización universitaria impulsada por Bolonia

Como ministro intelectual no siguió la senda ética disidente cómo hizo Semprún: disciplinado votó con levosa agosticidad la modificación antipatriótica del artículo 135 de la constitución, para someter las cuentas públicas al pago de la deuda externa

Si aún insistes en votar a Gabilondo, ¡Por favor, lee los artículos a continuación! Te garantizamos el desistimiento definitivo de la intención de votar a este curioso personaje.

La otra cara del ex-ministro de Zapatero

El Informe Gabilondo. Su “Gran Curriculum” en detalle

Tras la careta del ángel

 

Pensar, Disputar, Construir

eldesperttador.org

Deja un comentario