La dimisión en bloque de la ejecutiva revienta a Ciudadanos Málaga a 5 meses de las generales

La división interna del partido en tres facciones obliga a crear una gestora, que estará presidida por el profesor Diego Palacios hasta septiembre.

Publicado en DiarioSur.es

Ciudadanos tocó poder por primera vez hace apenas cuatro meses, cuando se convirtió en llave del Gobierno andaluz; y posteriormente, hace apenas ocho semanas, cuando sucedió lo mismo en el Ayuntamiento de la capital. Ahora, apenas cinco meses antes de las próximas generales, el partido en Málaga afronta una grave crisis interna, que reventó ayer con la dimisión en bloque de la ejecutiva. Juan Cassá, coordinador local del partido; Gonzalo Sichar, secretario tesorero y Guillermo Díaz, secretario de Comunicación, dejaron sus cargos ayer en un comité en el que sólo permaneció Irene Rivera, que era la portavoz.

La precipitada decisión en Málaga –que se esperaba que se produjese en todas las provincias a la vez en septiembre– se ha producido tras la ajustada victoria de Rivera en las primarias para concurrir como candidata al Congreso de los Diputados. La funcionaria es todavía parlamentaria andaluza y portavoz de la formación en la cámara autonómica, y su decisión de dejar estos cargos en Sevilla y optar a otros en Madrid, apenas cuatro meses después de su nombramiento, no ha gustado en una parte importante de la militancia.

Se pone de relieve así la división interna de la formación entre tres facciones que mantienen claras diferencias: la de Cassá, Sichar y Díaz; la de Rivera y la que lidera el militante crítico Javier López. En este escenario, el partido naranja reaccionó ayer con celeridad y pocas horas después de la dimisión se produjo el nombramiento de una gestora, que estará presidida por el profesor Diego Palacios hasta los comicios internos que se celebrarán en septiembre.

Versiones contrapuestas

Las versiones sobre lo ocurrido eran ayer contrapuestas. El portavoz de la formación en el Ayuntamiento y ya excoordinador local, Juan Cassá, negó que la dimisión de la directiva local esté relacionada con el papel que ha jugado su compañera de filas. «Este paso es continuación del que tomé hace un mes cuando abandoné el puesto de subdelegado territorial. La decisión la tenía tomada desde hace tiempo y la he materializado en el momento en que considero que es menos perjudicial para el partido, después de las primarias y antes del inicio del nuevo curso político», explicó Cassá, e insistió en la necesidad de centrarse en el trabajo en el Ayuntamiento de Málaga.

En cambio, Guillermo Díaz reconoció que había adelantado su decisión tras los resultados, «porque mis principios políticos no coinciden con actuaciones del partido en Málaga y a nivel nacional». En este sentido, se refirió expresamente al intento de su compañera de dar el «salto» de una administración a otra. «Creo que debería estar los cuatro años en el Parlamento Andaluz».

El subdelegado territorial del comité ejecutivo provincial de Ciudadanos, Carlos Hernández White, trató de quitar hierro al asunto y apuntó que la dimisión de la directiva local respondía a la reorganización de las estructuras provinciales y locales del partido a nivel nacional, que pasarán a establecerse mediante un comité provincial del que dependerán agrupaciones, que serán varias en el caso de la capital. No obstante, el líder de la formación naranja reconoció que para esta renovación de los órganos locales no era necesaria la dimisión de la directiva encabezada por Cassá, algo que, según matizó, no se había pedido desde el partido. «Se podía haber hecho de otra forma», llegó a reconocer Hernández White.

Diego Palacios, profesor de Física y Química en Secundaria en el instituto Martiricos (41 años) es desde ayer el nuevo coordinador. Lo será, de momento, de forma provisional, al frente de una gestora hasta que haya elecciones internas en septiembre. «Quiero unir a todas las corrientes del partido, he sido el nexo de unión entre todos los candidatos de las primarias, mi vocación es unir en lugar de buscar diferencias, unir a gente que piensa diferente», dijo, aunque previamente reconoció que no tenía una comunicación oficial sobre su nombramiento, más allá de un ofrecimiento por parte del coordinador provincial, Carlos Hernández White. «No tengo inconveniente en participar en la gestora aunque oficialmente no se nada, estoy de viaje».

Palacios reconoció que habían surgido «asperezas» durante las primarias, y aseguró desconocer las razones de la dimisión de la anterior directiva. Sobre su pertenencia a la facción de Irene Rivera, ganadora de las primarias, dijo: «Tengo muy buena relación con Irene pero también con Guillermo (Díaz) y con Javier López (los otros dos candidatos)». El nuevo coordinador optó también como precandidato a las primarias del Congreso pero sólo consiguió la mitad de los avales necesarios.

Deja un comentario