La protesta del cerco gallego gana eco y suma apoyos en las redes sociales

Publicado en La Voz de Galicia, 29 de octubre de 2015

Puede que, como dicen los armadores, los políticos que anidan en San Caetano «nin miren para nós» camino de sus despachos. Pero saben que la sociedad está con ellos. La simpatía ciudadana hacia su protesta se hace patente en las redes sociales, donde proliferan las pruebas de que los pescadores no están solos. Gente de todas las edades, profesión, gustos y procedencias han hecho llegar a los afectados instantáneas blandiendo carteles en los que muestran abiertamente su apoyo al cerco gallego. Son fotos de personas que envían su solidaridad desde Malpica, de Ares, de Corcubión, de Noia, de Bueu, de Vigo, pero también desde Bilbao, Santander, Sabadell, Barcelona, «el Levante» (sic) y, ya fuera del Estado desde Londres, Bruselas y Argentina.

Todas esas imágenes salpican Facebook y Twitter de un mensaje de ánimo que, según los armadores de Acerga (Asociación de Armadores de Cerco de Galicia) que llevan ya más de una semana acampados frente a la Xunta, no encuentran traducción desde lo virtual a lo analógico.

Falta de soluciones

Los 120 cerqueros adscritos a Acerga llevan ya dos semanas amarrados y no han sacado nada en limpio más allá de la propuesta de cambiar las 600 toneladas de xarda que les queda por pescar por jurel -y que han aceptado para poder cubrir parte de lo que han pescado de más este año- y del compromiso del ministerio de revisar el éxito o el fracaso del reparto de cuotas cuando acabe la campaña.

Pero eso no será hasta dentro de dos meses y no es la solución inmediata que reclaman. Una solución que les permita salir al mar con garantías de viabilidad, condición que no se cumple con los 6.000 kilos de sardina que pueden capturar cada semana, con la poca xarda de la que disponen o con el ilimitado cabalón, que no aparecen ni por asomo.

Así las cosas, los armadores siguen preparando el viaje a Bruselas, ente al que fían la solución. Y siguen sumando adeptos a su causa. Ayer se reunieron con representantes de las empresas congeladoras. Según José Blanco, respaldaron sus reivindicaciones, no en vano «o que pescamos nós, eles conxélano; se nós non pescamos, eles non teñen que conxelar». Y menos ahora, que los barcos que continúan faenando -gestionan su cuota individual por su cuenta- están en plena campaña de la sardina en el País Vasco. Después, tendrán históricos.

Deja un comentario