“De Ciutadans a Ciudadanos, la otra cara del neoliberalismo”

Génesis Machado. Investigadora en Comunicación Política.

Al fin esta tarde se presenta en la libreria “Enclave de libros” en la calle relatores número 16, el último libro a cerca del fenómeno político de Ciudadanos: “De Ciutadans a Ciudadanos, la otra cara del neoliberalismo” de Pep Campabadal y Francesc Miralles.  “Un libro poco frecuente”, así lo describe el escritor y periodista Guillem Martínez en el prólogo que incita a la lectura”. Tras haber dedicado nada más y nada menos que treinta años al estudio de la que se denominó Cultura de la Transición (CT), este experto en el análisis crítico de la cultura española empieza poniéndonos en contexto, preparándonos para afrontar el laberíntico mundo que sirve como caldo de cultivo, cuna, y empuje del partido que hoy se quiere presentar como la alternativa “correcta” a lo viejo, a esa política rancia que tanto hastío nos causa con sólo oír hablar de ella.

El sufrimiento como consecuencia del duro golpe de la crisis económica, sumado a una gestión gubernamental alejada del sentir de la calle, generó una crisis de representación insalvable que, a su vez, se tradujo en una crisis de Régimen: la crisis del Régimen del 78. En un rotundo aviso, los ciudadanos dijimos basta aquel recordado 15 de mayo de 2011. Conmovimos esa percepción dominante sobre los últimos 35 años acerca del carácter positivo del régimen y de los pactos. Lo cuestionamos todo pidiendo cambios, exigiendo nuevos tipos de participación, de políticas, de partidos, exigiendo un nuevo todo del s. XXI que hizo del reclamo de  democracia la herramienta más revolucionaria. Como dijo el mismo Guillem Martínez –hoy guía y mentor de este nuevo periodismo que va saliendo a la luz–, exigiendo el fin de los presupuestos de la CT, porque dijimos basta a “una cultura que básicamente oculta todo lo problemático”.

 Y fue así como la crisis económica española se convirtió en una crisis política y de representación que propició el surgimiento de nuevas formas de hacer, ante lo cual hay que decir que, mientras por una parte, los partidos tradicionales demostraron no saber cómo encajarse –en gran parte por su afán de cerrar ojos y oídos a todo lo que fuera una advertencia ciudadana–; por otra, sí encajó a la perfección la nueva organización ciudadana, con su aparición y formulación en diversas formaciones, y, todo ello, con un incesante baile siglas al compás de la regeneración política.

Y cómo no, aprovechando estos vaivenes de la política española re-nació Ciutadans en su versión 2.0, la de Ciudadanos, en un momento casi tan inesperado como oportuno para el Régimen del 78. Hasta el momento,  nadie se había preguntado con demasiado interés acerca de las causas de esta irrupción repentina, el por qué de esta simpatía mediática, el por qué de la satisfacción de banqueros y grandes empresarios, y un largo etcétera de porqués que hoy por fin podemos atajar. A pesar de que nadie parecía interesado en poner a nuestra disposición las suficientes preguntas sobre este actor inesperado junto con la guía para responderlas, muchas han sido las oportunidades para empezar a intuir por nosotros mismos, en una visión comparativa, un doble rasero disimulado –con más bien poco éxito– al hablar de las nuevas formaciones políticas. Por fortuna, es al fin este libro que hoy se presenta el que realmente nos permitirá construir en nuestra mente un extenso mapa –que va desde que Ciutadans era tan sólo una idea que rondaba la cabeza de muchos españolistas molestos por la gestión del independentismo por parte de la derecha, hasta lo que hoy es– dibujando la línea biográfica de Ciudadanos desde una perspectiva que, a la vista de las circunstancias, se circunscribe en la línea de un periodismo “ciudadano”, hijo del mismísimo 15M.

Pep Campabadal y Francesc Miralles, ambos autores del analítico texto que hace pocas semanas convirtieron las redes sociales en un hervidero de preguntas incómodas para Ciudadanos, ese tan famoso “Algo huele a podrido en Dinamarca” publicado en la web de CTXT, que puso al impecable Albert Rivera a dar explicaciones como loco intentando justificar vagamente lo injustificable sobre la opaca financiación del partido que preside, son también quienes ahora nos presentan este libro. Demostrando, con sus antecedentes y lo que hoy se presenta, que es posible seguir dignamente las vías de un nuevo periodismo, un periodismo centrado y serio, capaz de interrogarse a cerca de lo que el régimen nos presenta aparentemente indiscutible y de investigar hasta conseguir dar cuenta de principio a fin de la historia de un fenómeno que es necesario conocer.

¿Cómo es que nadie hasta ahora se ha cuestionado, desde una perspectiva periodística comprometida sobre los entresijos de un partido que se presenta “nuevo” y “perfecto”? ¿O sobre el candidato que se perfila como “el yerno que todo suegro querría tener”? ¿O sobre las medidas que agradan tanto a los grandes empresarios como a los medios, y que éstos últimos venden como panacea frente a la radicalidad que achacan a otras formaciones?

Ante la presión de los poderes para confundirnos nuevamente, frente a ese esfuerzo por reubicarnos en un nuevo consenso en la línea de una CT que ya se ha mostrado agotada e insostenible, no queda más que acoger con gran agrado toda producción que siga el espíritu quincemista y a quien con ella lo propague. De tal forma que, además de recomendar el seguimiento de su trabajo,  se presenta muy oportuna la situación para agradecer a Guillem Martínez su visión crítica desde hace ya tantos años, y a Pep Campabadal y a Francesc Miralles el esfuerzo por abrir paso al resurgir del periodismo digno, por presentarnos esta necesaria obra en la que es posible, como lector, atar cabos y hacernos una idea de a qué nuevo monstruo político –más rancio que nuevo– nos tenemos que enfrentar, el cual parece destinado, como ya nos adelanta Martínez en el prólogo del libro, a entenderse más bien con el IBEX que con cualquier otro actor político o social.

 

Deja un comentario