¿Qué podría ocurrir si se repitieran las elecciones generales?

Antonio Murillo. Politólogo.

El parón navideño también se lo han tomado los partidos políticos con representación en el Parlamento tras el 20D. Y es que unas semanas después de la cita electoral, la inmovilidad sigue vigente y la posibilidad de formar un Gobierno, cada vez parece más difícil. Al PP no le salen las sumas, y al PSOE, no le deja su mochila cargada de centrismo. De momento, el “gran acuerdo” entre la derecha y el PSOE, parece improbable. Con este panorama, la repetición de las elecciones no parece tan descabellada, analicemos a quién podría interesarle una segunda vuelta.

Para empezar, lo más probable es que aumentara la abstención. No haber llegado a un acuerdo puede ser un factor de desafección importante. Mucha gente que pudo ilusionarse el 20D puede, en este caso, dejar de ir a votar. Esto normalmente repercute en la izquierda, pues la derecha siempre ha estado más movilizada.

Respecto a las tendencias en el voto, Ciudadanos sería el partido más perjudicado. Su estrategia postelectoral de venderse al Partido Popular sin ninguna condición puede jugarles una muy mala pasada. El sector más conservador de la “huida” de Ciudadanos volvería a su origen natural, el Partido Popular, que aumentaría de nuevo en votos y en escaños al hundirse su principal competidor.

En el PSOE, la división interna que sufre el partido, relacionada con la falta de liderazgo de Pedro Sánchez, supondría la pérdida directa de votos. Tengo mis dudas de que dichos votos se los adjudicara Podemos. Creo que la incertidumbre de la centro-izquierda se traduciría en la abstención de una buena parte de sus votantes, como pudimos ver tras la caída de Zapatero.

El resultado que pudiera obtener Podemos es más difícil de intuir. Es cierto que Podemos aún no ha tocado su “techo” electoral en distintas zonas de España, sobre todo donde ha ido en confluencia. Además, su tendencia en las últimas semanas de campaña era la de remontada, la cual le habría llevado a superar al PSOE en votos de durar unas semanas más. Esta tendencia, hoy, no tiene por qué seguir al alza. La prioridad del tema catalán podría no entenderse por algunos votantes, frenando o estancando dicha subida.

Otra cuestión es si sería capaz de organizar un acuerdo a nivel estatal con Izquierda Unida para ir en las mismas listas electorales. Podría convertirles en la fuerza de izquierda de referencia en España. ¿Conseguirían en dos o tres meses lo que no han logrado en un año de negociaciones?

El escenario es complejo -y muy divertido, todo hay que decirlo-. Se acabaron los debates de quién lleva mejor traje o de qué color es la corbata. Es tiempo de POLÍTICA, y queda mucho en juego.

  1. La cosa es si se repiten, cosa que para mí, a dia de hoy, es improbable. Pero si se diera el caso creo que a grandes rasgos rasgos la tendencia sería esa.

    Responder
  2. Si podemos e izquierda unida ,no encuentran la forma de unirse ,nunca llegarán a gobernar

    Responder

Deja un comentario