Tenemos un Plan B para Europa: El movimiento paneuropeo contra la austeridad

REDACCIÓN/El Desperttador 

Parece que quedan lejos las movilizaciones de las Euromarchas en Bruselas, aquel movimiento popular que nació y marchó desde distintos puntos del continente para llegar al Parlamento Europeo en búsqueda de alternativas a la austeridad y a las dinámicas de recortes sociales y políticos en la mayoría de los países de la UE. Pese a que su repercusión fue menor de la esperada, el concepto de una Europa alternativa, una movilización a nivel europeo, popular, de izquierdas… contrahegemónica, a muchos nos convenció.

Y es que hoy en día las luchas son, como poco, a nivel de la instituciones de poder de la Unión Europea -hasta que el TTIP nos explote-, y los viejos Estados-nación, pese a los cambios de Gobierno, tienen su libertad de actuación bien limitada por los acuerdos de los “hombres de estado” que nos llevaron a la crisis económica, política y social que aún sufrimos.

En este planteamiento se podría enmarcar el llamado “Por un Plan B en Europa” o Democracy in Europe Movement 2025, el movimiento lanzado por el ex ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, que insta “a formar un movimiento paneuropeo cuyo objetivo sea la democratización radical de Europa”.

Falta algo más de un mes para que lleguen a Madrid – los días 19, 20 y 21 de febrero- las jornadas en las que el movimiento explicará su idea de una Europa alternativa. Pero podemos intuir desde su manifiesto cuáles serán los puntos que se abordarán, desde la imposición de austeridad por órganos de poder no elegidos democráticamente, el pésimo trato a los refugiados en la mayoría de los países de Europa, la destrucción de derechos sociales y laborales, la desregulación del sistema financiero, las puertas giratorias, el peligro inminente del TTIP y el CETA o el TiSA… Y por supuesto, desde el lado de la creación y defensa de propuestas que lleven hacia un modelo diferente:

Hay muchas propuestas en marcha para acabar con la austeridad: una política fiscal justa y el cierre de paraísos fiscales, sistemas de intercambio complementarios, la remunicipalización de los servicios públicos, el reparto igualitario de todos los trabajos incluidos los cuidados en condiciones de dignidad, la apuesta por un modelo de producción basado en las energías renovables, y reformar o abolir el pacto fiscal europeo – formalmente Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria.” (Llamamiento).

Políticos españoles como Miguel Urbán o Marina Albiol, Eurodiputados de Podemos e IU respectivamente, apoyan este tipo de propuestas. Urbán decía para cuartopoder.es que “La idea de intentar buscar y repensar Europa es una idea muy necesaria”. “El Euro no es el principal problema, es una consecuencia. El problema son las políticas y desde dónde se dirigen, que son espacios no democráticos”. La entrevista que le hicimos en el marco de las Euromarchas profundiza en esta dirección.

Albiol, por su parte, también recalcaba que “La derrota que ha sufrido la izquierda en Grecia nos demuestra que nuestras políticas de izquierdas no caben en la actual UE: un programa de servicios públicos de calidad, condiciones laborales dignas, un adelanto en la edad de jubiliación, la vivienda como un derecho… Todo esto es incompatible con el actual diseño de la UE”.

Aún falta tiempo para que este movimiento de confluencia vaya tomando forma y repercusión, a la medida que vaya sumando apoyos –y enemigos, desde luego-. De momento, puedes firmar su manifiesto y difundir su mensaje desde su web.

Deja un comentario