“Hay gente en el PSOE que juega a la contra de un gobierno de izquierdas”

ENTREVISTA AL PORTAVOZ DE COMPROMÍS EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

baldovi1-620x349

MIGUEL MUÑOZ en cuartopoder.es el 24/1/2016

Ha sido protagonista durante los últimos días por la decisión de su partido de no integrarse en el grupo parlamentario de Podemos. Reconoce que son días intensos que nada tienen que ver con las semanas postelectorales de hace 4 años cuando él comenzó como diputado en el Congreso.Joan Baldoví (Sueca, Valencia, 1958), integrante del Bloc Nacionalista Valenciá y portavoz de Compromís, confía en que se pueda lograr un Gobierno de izquierdas. Para ello recuerda la necesidad de un cambio de modelo en la financiación autonómica y la derogación de leyes que van “contra las personas”, entre otros asuntos. Atiende a cuartopoder.es vía telefónica para analizar lo últimos movimientos políticos conocidos sobre todo durante la jornada del viernes.

¿Qué valoración hace y hacen desde Compromís sobre la oferta de Gobierno realizada por Pablo Iglesias

— Creo que cambia el tablero de las cosas y de alguna manera me parece una jugada inteligente la de marcar el territorio y decir que hay que empezar. Lo que sí que marcamos desde Compromís, y eso lo tenemos muy claro, es que antes de empezar a hablar de quién, ministros o personas, hay que hablar del qué. En eso insistimos mucho a la hora de formar aquí el Gobierno del País Valenciano. Hay que hablar primero de lo que vamos a hacer en estos años y luego ya pensaremos en las personas que sean las más idóneas para cumplir con ese cometido. Pero desde el punto de vista táctico, lo de Iglesias está muy bien. El otro matiz que introduzco es que como ahora ya ha dicho el presidente que no va, lo que hay que hacer ahora es sentarse y empezar a trabajar.

¿Ve factible este hipotético Gobierno entre PSOE, Podemos e IU o es sólo un movimiento táctico y de presión por parte de Iglesias?

— Entiendo que el PSOE lo tiene complicado, con gente dentro que juega a la contra de que haya un Gobierno de izquierdas. Pero desde nuestro punto de vista, y lo decimos con sinceridad, se lo dije el otro día también al Rey, es que no queremos llegar a nuevas elecciones. Entendemos que hay que tener la voluntad de llegar hasta el final, hay que estar dispuestos a sentarse, hablar y ceder. En cualquier pacto se empieza con unos máximos pero hay que escuchar al otro. El otro día escuchaba una anécdota que me gustó mucho. Me la contó el jefe de prensa del Rey, me dijo que en una entrevista que le hizo a Josep Tarradellas hace muchos años, él decía que cuando empiezas a discutir con una persona piensas que como mínimo tiene un 2% de la razón. Si piensas que tiene algo de razón es seguro que se lleguen a acuerdos. No olvidemos que los ciudadanos nos estaban diciendo que solucionásemos sus problemas y para ello lo que tiene que haber es un Gobierno. Si queremos ser consecuentes con eso lo que hay que hacer es ponerse a discutir sobre qué queremos hacer.

¿Y qué quiere hacer Compromís? Es decir, ¿qué líneas principales tendría que tener este hipotético Gobierno para que la coalición mostrara su apoyo?

“Si cada año nos tenemos que endeudar para pagar servicios esenciales es que algo no funciona 

— Fundamentalmente tres líneas importantes. La primera es la financiación. Para que nuestro Gobierno autonómico pueda llegar a final de mes en sanidad, educación y servicios sociales tiene que haber un nuevo modelo de financiación. Con el que hay a algunas comunidades no nos llega. Si cada año nos tenemos que endeudar para pagar servicios esenciales es que algo no funciona. Este modelo ya tendría que estar hecho, no estamos pidiendo la luna sino una cosa razonable y que se tendría que haber revisado en 2014 pero el Gobierno de Mariano Rajoy no hizo. Otra línea es derogar toda una serie de leyes que han ido claramente contra las personas. Como por ejemplo la reforma laboral, la ley mordaza, la ley de educación, la ley de reforma del sistema eléctrico, etc. Y por supuesto empezar a legislar para ayudar a quienes peor lo están pasando. El informe de Oxfam nos dice que España es uno de los países donde más ha aumentado la desigualdad por lo que algo tendremos que hacer para revertirlo. Desde Compromís estamos dispuestos a ayudar en este tipo de leyes, firmamos la Ley 25 que se presentó el otro día y estamos de acuerdo con cosas que ha propuesto el PSOE.

Dos temas que estarían por debajo de estos serían una reforma del sistema electoral para que los votos de cada persona valieran lo mismo y, por otro lado, una reforma del reglamento del Congreso porque no puede ser que una misma norma se aplique del derecho y del revés.

¿Y el derecho a decidir? Se ha puesto mucho en primera línea, sobre todo desde la confluencia catalana. ¿Cuál es la posición de Compromís al respecto? ¿Puede ser un punto de desencuentro entre PSOE y Podemos?

— Entendemos que es un asunto que puede provocar fricciones pero si queremos formar un nuevo Gobierno lo tenemos que encarar de alguna manera u otra. Hacer el don tancredo o elbombero pirómano ha hecho que la situación esté en el extremo que está. Desde Compromís entendemos que la democracia es la mejor manera de solucionar los problemas. Lo hizo el señorCameron en Inglaterra, lo han hecho muchas veces en Canadá y la mejor manera de desencallar este tema es dejar que la gente pueda votar. Nosotros somos partidarios de la democracia radical y partidarios de que la gente pueda decidir su futuro. Creo que este tema haría años que estaría solucionado si se hubiera dejado a la gente decidir.

¿Cuáles pueden ser los principales problemas iniciales que tendrían Sanchez e Iglesias a la hora de negociar?

“Pedro Sánchez y la actual dirección socialista quieren un Gobierno de cambio y, si le dejan, creo que podremos tenerlo

— Cojo el ejemplo valenciano. Mónica Oltra es una persona con una fuerte personalidad. Y Ximo Puig una persona tolerante. No ha habido problema para ponerse de acuerdo en formar Gobierno. Entiendo que no debe haber problemas. Estarían más en el PSOE porque hay gente a la que no le interesa que haya este acuerdo de izquierdas. Lo digo sinceramente, Pedro Sánchez y la actual dirección socialista quieren un Gobierno de cambio y si le dejan, creo que podremos tenerlo. Es lo que está esperando la gente. Llegué ayer a mi pueblo y lo único que me preguntaba la gente es si nos pondríamos de acuerdo. Les decía que los 4 votos de Compromís estarán al servicio de ponernos de acuerdo. Nadie nos perdonaría lo contrario. Llegar a unas nuevas elecciones sería constatar nuestro fracaso y decirle a los ciudadanos que no han votado bien.

Cuando oigo hablar a la vicepresidenta, decir que un Gobierno de izquierdas sería letal o que estamos jugando con la vida… Aquí parece que o hay un Gobierno del PP o todo lo demás sería el caos. Las comunidades y ayuntamientos nos enseñan que estamos gobernando con pactos y no se ha roto nada ni se han asaltado iglesias. La gente continúa viviendo perfectamente bien, con tranquilidad.

— ¿Cómo valora la decisión tomada por Rajoy de no presentarse a la investidura?

— Yo en su caso hubiera hecho lo mismo, sinceramente. Lo digo sin ningún tipo de ambages, me parece una jugada inteligente. Rajoy iba a venir la semana que viene o la otra e iba a recibir más que una estera. Ante la constatación de que no tiene ningún apoyo, porque durante estos 4 años ha practicado la política de la tierra quemada, me parece desde su punto de vista es astuto hacer lo que ha hecho. Le pasa la presión al PSOE que tiene que empezar a llamar. Hasta el momento a Compromís no nos ha llamado. Si quiere realmente que Sánchez sea presidente, tiene que ponerse manos a la obra y llamar a todas las fuerzas políticas que podamos contribuir al cambio. Desde nuestra posición vamos a ser razonables pero con propuestas irrenunciables porque no son de pedir la luna.

— Sobre la formación de grupo parlamentario. ¿Confiaban en que podrían tener uno propio? ¿Se podría haber hecho de otra manera lo de intentar los 4 grupos?

“Podríamos haber tenido grupo propio. Estábamos dispuestos a negociar tiempo
y recursos

— A mi me gusta salir del marco de los 4 grupos. No soy Podemos y lo que se presentó en Valencia no era Compromís ni era Podemos. Era una coalición que tiene su número fiscal y administrador, es decir, completamente diferente. Voy a poner dos antecedentes. Año 1996 y 2000. Una coalición de UPN y PP sirvió para hacer un grupo con Coalición Canaria. En ese caso el PP no tuvo reparo en prestar los diputados. Se interpretó el Parlamento de una manera distinta. El martes estuvimos en el despacho de la vicepresidenta tercera de la Mesa. Había un manual de Derecho que se llamaba algo así como Comentarios sobre el Reglamento del Congreso, editado por la Cámara. Abrí la página sobre el artículo 23 y se decía claramente que la interpretación estaba hecha para que una vez constituido un grupo otros se desgajaran de él y pudieran formar uno nuevo.

Hubiera podido haber otra interpretación, sacamos el 25% y 9 diputados. Podríamos haber tenido grupo. Y estábamos dispuestos a negociar tiempo y recursos. Lo que entendíamos es que teníamos derechos y queríamos visibilidad. Intentaremos cambiar el reglamento para que no se pueda interpretar en unos caso de una manera y en otros de otra.

— En un primer momento optan por no integrarse en el grupo de Podemos y presentan su solicitud a sabiendas que la Mesa lo rechazaría. Luego, con varias opciones sobre la mesa decidieron ir al Mixto ¿Qué les ha llevado a la decisión final? ¿Por qué no querían ir con Podemos?

— Nosotros, a diferencia de En Marea o En Comú Podem, teníamos en nuestro protocolo un punto que decía que el objetivo era tener grupo parlamentario y que en el caso de que la Mesa no lo diera se iría a los tribunales. Los de Compromís nos limitamos a llegar hasta el final de lo que ponía nuestro protocolo electoral. Entendíamos que no podíamos recurrir a los tribunales si no presentábamos el grupo. Los compañeros de Podemos y las alianzas, viendo que ya habían anunciado su rechazo el PP, PSOE y C’s, decidieron conformar el grupo plurinacional. Los 4 de Compromís decidimos ser consecuentes con lo firmado y entendimos que no podíamos no llegar hasta el final.

— ¿Qué hay sobre la posibilidad que hubo de ir con IU? Alberto Garzón señaló públicamente que Podemos vetó esa posibilidad.

“Mi opinión es que se podía haber llegado un poco más lejos en el grupo con IU

— A veces… En fin… La estrategia de los diferentes actores políticos no es coincidente. Yo creo que, y cuando digo yo es mi opinión individual, se podía haber llegado un poco más lejos en ese tema y al final no hemos llegado. Pero desde el Grupo Mixto, con un poco menos de recursos, podremos representar perfectamente los intereses valencianos. Hay una voluntad firme de más allá de que unos estemos en el Mixto y otros en el de Podemos, podamos funcionar como una sola voz en los temas valencianos. Estamos activos, seguimos hablando todos los días pero funcionaremos como un solo grupo en los temas con los que nos hemos comprometido con la sociedad valenciana.

— ¿Cómo van a funcionar para que se les escuche desde el Mixto en el Congreso?

— Como lo hice yo sólo durante estos 4 años. Poniéndole imaginación, sobre todo. Con un parlamento tan plural y diverso será difícil captar la atención. Pero vamos, estuve 4 años sólo y ahora seremos el grupo mayoritario dentro del Mixto. Por tanto tendremos más oportunidad desde el absoluto respeto a las demás fuerzas del grupo. Si algo destaco de la anterior legislatura dentro del Mixto es el exquisito respeto. Fue una auténtica escuela de convivencia. Nunca tuvimos una sola pelea por el tiempo. Supimos convivir y renunciar cuando a uno no le tocaba. Nos va a asalir también muy bien en este grupo donde además conozco ya a mucha gente.

— Ha remarcado las buenas relaciones que tiene con Podemos pese a haber seguido otro camino parlamentario. ¿Cómo será a futuro esta alianza? ¿Y dentro de Compromís? Finalmente se ha decidido ir todos a una pese a la diferencias internas.

— Sí, por unanimidad. La Ejecutiva respaldó de forma unánime la decisión de ir al Mixto. Hemos empezado a hacer lo que tendremos que hacer ahora para el Gobierno. Evidentemente había posiciones distintas, convicciones distintas a la hora de conformar grupo. Pero lo que hemos tenido claro es que todos teníamos que ceder y salir unidos porque entendemos que es lo que quiere la gente y como más podemos ayudar a cambiar las cosas. Ese es el mensaje lanzado, de que se puede no estar absolutamente de acuerdo pero lo que la gente espera de nosotros es que estemos unidos y no que aireemos nuestras diferencias. Remarco el valor que tuvo la unanimidad de la Ejecutiva. Todos sabíamos que perdíamos un poco pero ganábamos mucho. En el caso de las relaciones con Podemos, van a ser buenas. En el Senado formamos grupo valenciano dentro de las confluencias. Y nosotros seguro que vamos a firmar muchas cosas conjuntas con ellos. Eso sí, nuestras decisiones se tomarán en Valencia.

Deja un comentario