Pedro Sánchez apuesta por Ciudadanos y renuncia a la mesa a cuatro solo con las fuerzas de izquierdas

Publicado en eldiario.es 07/03/2016. Irene Castro

Pedro Sánchez cree que debe ser él quien mantenga la iniciativa porque tiene el respaldo de 131 diputados detrás. Por eso considera que debe ser él quien se ponga en contacto con Mariano Rajoy y no esperar la llamada que ha anunciado el presidente en funciones. También defiende la decisión que ha tomado con Ciudadanos de negociar conjuntamente a partir de ahora la posibilidad de alcanzar un acuerdo para formar Gobierno. El líder del PSOE, además, apuesta por ese binomio, que supone renunciar a la mesa a cuatro que plantean las fuerzas de izquierdas.

Sánchez ha agradecido la “labor” de Alberto Garzón, que impulsó las negociaciones del PSOE con Podemos, IU-Unidad Popular y Compromís, pero ha renunciado a mantener contactos a cuatro con esas formaciones. El PSOE apuesta por que el resto de grupos se sumen al acuerdo firmado con Albert Rivera para “enriquecerlo en contenidos”. “Agradezco la labor de Garzón pero tengo 131 diputados y diputadas detrás y lo que pido a Unidad Popular es que, en vez de convocar reuniones, se siente con nosotros y veamos de qué manera puede ayudar a que haya un gobierno de cambio en este país”, ha respondido Sánchez en una rueda de prensa.

Así, ha subrayado su intención de sentarse a negociar con el resto de fuerzas de la mano de Ciudadanos, pese a que las formaciones que están a su izquierda rechazan la presencias de los de Rivera. “Dijimos que era un acuerdo abierto quien quiera sentarse en la mesa para hablar de aspectos de mejora -ha expresado Sánchez-. ¿Qué miedo tiene el señor Iglesias de sentarse con rivera y conmigo?”.

Además, ha sostenido que será él quien convoque a sus interlocutores porque ahora mismo tiene más escaños en su favor que cualquier otra formación, es decir, que considera que, si Rajoy quiere sentarse con él, será el socialista quien le convoque y, en principio, en la mesa estarán también los de Albert Rivera después de la decisión de que negocien juntos. No obstante, ha reconocido que aún no sabe cómo se organizarán esas conversaciones, es decir, si serán reuniones de los equipos negociadores o de los líderes.

Sánchez ha revelado que Rajoy le propuso reunirse antes de la investidura pero en privado sin dar publicidad al encuentro. Según el secretario general, se negó. En esta ocasión, Sánchez da por hecho que mantendrá algún tipo de conversación con el presidente en funciones, pero ha dejado en el aire cuándo se producirá la llamada y la posible reunión. No obstante, ha manifestado su intención de que Ciudadanos tenga presencia en las conversaciones pese a que Rajoy ha dicho que prefiere que sea con Sánchez en solitario.

Apela a la abstención del PP por primera vez

Por primera vez Sánchez ha apelado a Mariano Rajoy para que permita “el Gobierno del cambio” mediante su abstención. El candidato socialista ha pedido al presidente en funciones que “no aplique la ley del embudo” bloqueando su gobierno al considerarlo “débil” por solo contar con el respaldo de 131 escaños y le deje llegar a Moncloa. “Él tiene 122, por tanto, si quiere que apoye ese gobierno del cambio o al menos que nos deje gobernar”, ha dicho Sánchez en una entrevista en Espejo Público (Antena 3).

Hasta ahora el líder del PSOE apelaba únicamente a las fuerzas de izquierdas para que facilitaran la gobernabilidad mediante un pacto “transversal”. Era Ciudadanos la formación que reclamaba al PP que apoyara su acuerdo con los socialistas. Pero este lunes, ha pedido tanto a Rajoy como a Podemos que permitan su llegada a Moncloa.

“Lo único que espero es que nos permitan gobernar a los que hemos planteado una solución”, ha expresado Sánchez, que ha reiterado sus críticas a los de Pablo Iglesias por votar con el PP en contra de “un presidente socialista”. “Si Pablo iglesias besó a alguien fue a Rajoy”, ha respondido sobre le “pacto del beso” que le propuso el líder de Podemos el viernes tras aludir al que se dio con el portavoz de En Comú, Xavi Domènech, durante la primera jornada de la investidura.

“No tiene argumentos para rebatir el acuerdo que yo tengo con Ciudadanos- ha asegurado el líder del PSOE sobre Iglesias, a quien ha acusado de sectarismo-. Ya me gustaría a mí que Iglesias fuera Mónica Oltra en actitud, en apertura de miras”, ha respondido Sánchez sobre el “pacto a la valenciana”. Ha aprovechado para decir que no ha encontrado en Iglesias a “una persona dispuesta” y que se ha preocupado más por sus intereses partidistas que por el “interés general”.

No obstante, ha asegurado que los ayuntamientos que están en manos de las candidaturas avaladas por Podemos -como Manuela Carmena en Madrid o Martiño Noriega en Santiago- gracias al apoyo del PSOE no están en peligro. “Pueden estar tranquilos. No vamos a hacer pagar a los ciudadanos el sectarismo del señor Iglesias”, ha dicho el secretario general del PSOE. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Permanente del PSOE ha insistido en esa idea: “N o vamos a desestabilizar ningún gobierno municipal que estemos apoyando desde la oposición”, ha reiterado.

Respecto a la posibilidad de que se repitan las elecciones, Sánchez ha calculado que hay un 40% de posibilidades de que eso suceda frente al 60% de que él sea presidente, según ha respondido. Sin embargo, en las filas del PSOE están convencidos de que “no hay voluntad de acuerdo” por parte de Podemos y dan casi por segura la repetición de los comicios.

En la entrevista en Antena 3, Sánchez apenas ha respondido sobre sus intenciones respecto a la celebración del Congreso Ordinario en el que se decidirá su liderazgo. La intención de Ferraz ahora es mantener el calendario que aprobó a finales del mes de enero forzado por los barones más críticos, según publica ABC. Mientras que Sánchez quería retrasar a junio el cónclave para revalidar a Sánchez en su puesto o elegir un nuevo secretario general, las federaciones más críticas querían adelantarlo lo máximo posible para que, en el caso de que se repitieran las elecciones, el PSOE concurriera con un “proyecto renovado”, es decir, que tuvieran la posibilidad de cambiar al candidato a la presidencia. Las miradas de los principales dirigentes territoriales se dirigieron a Susana Díaz. No obstante, la presidenta andaluza no se ha pronunciado sobre sus intenciones.

Según publica ABC, Sánchez mantendrá la fecha para el 39º Congreso en mayo. De acuerdo al calendario aprobado por el Comité Federal a partir de una fecha consensuada entre la dirección y las federaciones críticas, los militantes votarán al secretario general el 8 de mayo y el cónclave -en el que se establecerán los contenidos políticos y se designará la nueva dirección- será el fin de semana del 21 y el 22 de ese mes. Para mantener esa convocatoria, el 15 de abril los aspirantes a la Secretaría General deberán empezar a recoger avales para presentarse. Esa fecha cae en plenos dos meses para intentar formar Gobierno tras la investidura fallida de Sánchez. En Ferraz insistieron tras fijar el calendario que se podría modificar en el caso de que se solapara con el calendario institucional, como ahora sucede.

En el entorno de Sánchez están convencidos de que su liderazgo se ha reforzado con su gestión del encargo de formar Gobierno. No obstante, fuentes de Ferraz señalan que, aunque el calendario “se mantiene y sigue vigente”, podría modificarse. “La fecha de celebración de ese congreso será una decisión compartida que tomaremos todos, y deberá contar con el respaldo mayoritario de todos los líderes del Partido Socialista. Mi propuesta será acompasar los tiempos del partido con los tiempos de España. El PSOE a quien primero se debe es a los españoles, pero insisto, será una decisión compartida con todos”, expresó Sánchez en una entrevista en El País.

En el caso de que Sánchez revalidara su puesto, en el PSOE se da por hecho que sería el único candidato a las primarias para la presidencia del Gobierno. Además, los barones más críticos con su gestión y que piensan en su sucesión tendrían más complicado llevarla a cabo pese a que los resultados electorales fueran malos. Las normas del PSOE prevén la celebración de congresos extraordinarios por la dimisión del secretario general o la mitad más uno de la Ejecutiva y para forzar su celebración tiene que decidirlo la mayoría de la dirección, del Comité Federal o pedirlo la mitad más uno de los militantes.

  1. Pedro Sanchez, lo único que le interesa es ser presidente, pero de la derecha, ha despreciado a la izquierda y se va con los suyos a defender los poderosos a cambio de los recortes y el sacrificio de la clase trabajadora,y se está arrodillando ante Raloy, para que le deje ser presidiente.

    Responder

Deja un comentario