Entre los retenidos por la Policía se encuentra el colaborador de Público Alberto Sicilia, que se encontraba acompañado de su compañero cámara de televisión, y la reportera de ETB Ane Irazabal, enviada especial del grupo vasco Euskal Televista, según informan fuentes cercanas. Fue arrestada cuando cruzaba de manera ilegal la frontera mientras ejercía su labor como periodista y trasladada a la comisaría de Gevgelija.

Testigos consultados por la agencia de noticias Reuters han cifrado en alrededor de 30 los periodistas detenidos.

En torno a media docena de periodistas españoles han sido detenidos por las autoridades macedonias por cruzar de manera irregular la frontera. Han sido trasladados a la comisaría más cercana a la línea limítrofe acusados de una infracción de tipo administrativo, por lo que serán puestos en libertad tras pagar una multa de 250 euros.

Fuentes diplomáticas han confirmado que el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación ha realizado gestiones consulares en relación a este grupo de españoles arrestados.

Macedonia ni reabrirá la frontera ni permitirá cruces ilegales

El Gobierno de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) recalcó que no reabrirá la frontera y no aceptará entradas ilegales.

“Estamos presenciando un intento de cruces ilegales de la frontera. Macedonia no permitirá la reapertura de la frontera. La ruta de los Balcanes está cerrada“, dijo a la prensa Ivica Bocevski, portavoz del presidente, Gjorge Ivanov.

Bocevski aseguró que el Ejército y la Policía han retenido a una parte de los que cruzaronla frontera ilegalmente y obligaron a retroceder al resto.

Por el momento no hay información sobre cuándo y cómo tiene previsto el Gobierno devolver a Grecia a los retenidos.

El Ministerio de Interior macedonio precisó que hasta el momento unos 700 migrantes han cruzado ilegalmente la frontera.

Esta mañana, la Policía macedonia halló allí los cadáveres de tres afganos, dos hombres y una mujer, que murieron ahogados al intentar cruzar el río.

Las autoridades griegas han recalcado que no desalojarán el campamento por la fuerza,entre otros motivos porque hay muchos niños.

Todos los esfuerzos van encaminados a “persuadir” a los refugiados y migrantes que acepten a ser trasladados a otros centros cercanos.

Desde ayer se están repartiendo allí folletos en árabe, farsi y pashtún.

“Tengan en cuenta que la frontera entre Grecia y ARYM está cerrada. Grecia les proporcionará alojamiento, alimentación, atención médica, etc., así como instalaciones de alojamiento. Por favor, colaboren con las autoridades griegas para que les puedan trasladar a estos centros de acogida”, dice el folleto.