Filtrados documentos secretos del TTIP: la Comisión Europea y el Gobierno Español mienten

Greenpeace Holanda ha hecho públicos los documentos, hasta ahoraaltamente secretos, que permiten a la ciudadanía europea conocer el contenido y las decisiones tomadas en las últimas negociaciones entre la UE y los EE.UU. para el llamado Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión, más conocido por sus siglas en inglés TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership). Ha nacido el “TTIP Leaks”

La pasada semana se celebró la 13ª ronda negociadora y ambos bloques han expresado su intención de llegar a un acuerdo antes de las elecciones presidenciales en EE.UU. en otoño de este mismo año. Y los documentos hechos públicos muestran una parte sustancial de los textos que están siendo negociados, 13 de los 17 capítulos que se cree que han llegado a la fase de consolidación durante las negociaciones.

Tras una rápida lectura queda claro que la absoluta opacidad y secretismo con que se negocia este acuerdo está “justificado”. No quieren dar a conocer el contenido del acuerdo porque delata para quienes están trabajando ambas delegaciones. El TTIP, como su hermana gemela el CETA (el acuerdo entre la UE y Canadá) son mucho más que tratados de libre comercio, son un nuevo modelo de gobierno transatlántico que camina en dirección contraria a la de los objetivos de instituciones internacionales y la ciudadanía de conseguir un desarrollo sostenible, de cumplir los compromisos internacionales en materia de lucha contra el cambio climático y de mantener altos estándares ambientales y de protección del consumidor.

Vamos por partes. En primer lugar, el principio de precaución, consagrado en el Tratado de la UE, no se menciona en el capítulo sobre la cooperación legislativa, ni en ningún otro de los obtenidos 12 capítulos. Sin embargo, si se cita en varios capítulos la demanda de la delegación estadounidense de trabajar en un enfoque “basado en el riesgo” que tiene como objetivo la gestión de sustancias peligrosas en lugar de evitarlas. Este enfoque socava la capacidad de los reguladores a tomar medidas preventivas, por ejemplo en relación con la toxicidad de sustancias como los disruptores endocrinos.

El principal objetivo del acuerdo sobre el clima París, la COP21, no aparece en ningún punto. Se supone que ambas regiones, la UE y los EE.UU., nos habíamos comprometido a evitar que la temperatura del planeta subiera por encima de 1,5 ºC para evitar una crisis climática con efectos desastrosos para miles de millones de personas en todo el mundo. Y el comercio no debería estar excluido de esta urgente acción por el clima. Peor aún, el alcance de las medidas de mitigación está limitada por las disposiciones de los capítulos sobre la Cooperación Regulatoria o Acceso a los Mercados para los productos industriales. Como ejemplo de estas propuestas se descarta la regulación de la importación de combustibles altamente contaminantes como el petróleo procedente de las arenas bituminosas (tar sands).

En los documentos filtrados queda claro que este acuerdo es una amenaza para la protección del medio ambiente y de los consumidores. Además, los documentos muestran, sin rubor, que ambas delegaciones han mantenido y mantienen constantes consultas con los lobbies que representan a las grandes corporaciones.

Mientras que la sociedad civil no ha tenido acceso a las negociaciones, los documentos muestran muchos casos donde a la industria se les ha consultado y han tenido un papel privilegiado en el proceso de toma de decisiones. En varios capítulos, en diversos sectores, los documentos filtrados indican que la UE es altamente permeable a la influencia de los intereses de los poderes económicos e industriales. Mientras que en un informe público reciente de la Unión Europea se menciona una sóla vez las consultas a los sectores industriales, los documentos filtrados hablan en repetidas ocasiones sobre la necesidad de nuevas consultas con la industria y mencionan explícitamente que se han recogido en los textos las aportaciones de estos sectores.

Nos ha mentido Cecilia Malmström, la Comisaria de Comercio en la Comisión Europea, cuando afirmaba que este acuerdo no iba a suponer una rebaja de los estándares ambientales en la UE. Nos ha mentido Ignacio García Bercero, el Jefe de la delegación de la Unión Europea en las negociaciones del TTIP, cuando quería tranquilizarnos con frases del tipo  “En el TTIP no aceptaremos nada que perjudique a los ciudadanos europeos”. Nos ha mentido el gobierno español y la CEOE cuando nos ha querido vender que este acuerdo es bueno para la ciudadanía.

Etiquetado Como
  1. ESTO ES UNA ESTAFA A TODA LA CIUDADANÍA EUROPEA Y MUNDIA

    Responder

Deja un comentario