Casi 2 millones de personas que viven en el exterior volverán a quedarse sin votar

11109036_372298422965452_676783848282973929_o-768x576

El próximo 26 de Junio se volverán a repetir los mismos problemas y las mismas “irregularidades” respecto al voto exterior. Una gran parte de las casi dos millones de personas censadas como residentes en el extranjero y con derecho a voto se quedará sin ejercerlo por algún motivo. La Marea Granate, plataforma que agrupa a emigrantes españoles, vuelve a denunciar una vez más esta situación ya que no se ha producido ningún cambio reseñable. Sus previsiones son que se repitan los escasos datos de participación del 20-D, en el que apenas un 7% pudo rogar el voto y solo un 4,7% votó. En esa fecha, según este colectivo, se batió el récord de irregularidades y se perdieron cerca de dos millones de votos. Entre los problemas más comunes están el retraso en el envío de papeletas. En algunos casos llegan a los electores hasta un mes o más después de las elecciones. También se denuncian los impedimentos para inscribirse como residentes temporales y los ajustados plazos para pedir el voto además de las trabas relacionadas con las distancias que hay hasta los consulados.

“No se ha hecho nada para facilitarnos el proceso. Algunos partidos habían propuesto medidas como por ejemplo que no tuviéramos que volver a rogar el voto pero no se han puesto de acuerdo. Las trabas siguen siendo las mismas con los añadidos de que las residencias temporales caducan y se tienen que pasar al censo de residentes permanentes”, explica a cuartopoder.es María Almena, residente en París y una de las portavoces de Marea Granate. Este último aspecto es rechazado por muchos emigrantes ya que inscribirse como residente permanente supone pérdida de derechos como la sanidad, denuncian. De hecho, en su web han elaborado una serie de consejos para las personas a las que les impidan la inscripción.

La Marea Granate ha enviado una carta a la Junta Electoral Central pidiendo que se amplíen los plazos para los votantes en el exterior. “Lo más limitante es el plazo para que lleguen las papeletas a los electores. Eso por sistema nos deniegan que se alargue, cuando se puede hacer con la ley en la mano”, explica Almena. En este sentido también destaca las claves para rogar el voto a los residentes permanentes ha llegado con mucho retraso y el plazo para ello se ha ampliado hasta el 6 de Junio. Otro temor de colectivo tiene que ver con un conflicto laboral dentro del Instituto Nacional de Estadística (INE) por recortes presupuestarios y que puede afectar al funcionamiento del voto por correo. Aparte denuncian que se han encontrado con consulados que directamente no llegaron a enviar las papeletas como Helsinki o Frankfurt. “La JEC no se ha pronunciado, lo ha derivado a Interior. Que se pierdan valijas o no se envíen nos parece ya el colmo”, afirma la portavoz.

Marea Granate reconoce que todo este asunto puede desanimar a los votantes en el exterior por tener que repetir todo el proceso en tan poco tiempo. Pero confían en que la gente siga intentando ejercer su derecho. “Hay 45.000 electores más que en el 20-D porque el flujo de salida sigue aumentando. Hay mucha gente que sigue teniendo los consulados muy lejos o que acaba de salir y no conoce para nada el proceso y le pilla de nuevas. Como seguimos con muchas trabas y ninguna ayuda de la administración en el exterior la participación será más o menos similar”, comenta Almena. En los pasados comicios sólo llegó finalmente a votar un 4,7% del censo porque a algunas personas que consiguieron rogar el voto, un 7%, las papeletas no llegaron a tiempo. “Las cifras muy posiblemente se van a repetir”, explica la portavoz.

Entre las acciones que se plantea la plataforma se encuentran manifestaciones delante de los consulados como ya han hecho en otras ocasiones. “Vamos a salir el fin de semana de las elecciones denunciando esto y la pérdida de derechos como la exclusión sanitaria. Seguiremos haciendo presión e intentaremos sacar a la calle a toda la gente que podamos”. Durante el 20D se puso en marcha una iniciativa para que los abstencionistas cedieran su voto a algunas personas emigrantes que no podían ejercer su derecho.

A pesar de que el Congreso aprobó por unanimidad la apertura de una Comisión de Investigación sobre el voto rogado, a propuesta de Podemos, otra cosa será la reforma electoral. “Nos sorprendió porque la última reforma electoral vino por las irregularidades de los dos grandes partidos. Si se ponen a investigar tiempo atrás, tanto el PP como el PSOE tiene mucho que esconder. Por lo menos la presión social ha hecho que el escándalo se visibilice, y por eso todos votaron a favor de la comisión. Veremos a ver si ante una reforma electoral hay el mismo consenso”, añade Almena. El verano pasado el PP ya tumbó la posibilidad de introducir mejoras en el sistema. La Marea Granate ha enviado, y continuará haciéndolo, una serie de recomendaciones a los partidos con sus propuestas sobre este asunto.

Fuente: cuartopoder.es el 24 de mayo de 2016

Deja un comentario