Sánchez dejará que gobierne el PP, si gana, y luego planteará una moción de censura

sanchez_mallorca_efe

El candidato a la presidencia del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asumido el planteamiento estratégico de su principal adversaria interna y otrora valedora, la andaluza Susana Díaz, de no cerrar el paso a la derecha si el PP vuelve a ganar las elecciones. Pero si el Ejecutivo mantiene sus políticas de recortes sociales y de libertades, en año y medio el PSOE planteará la moción de censura. A este esquema estratégico obedecen las palabras de Sánchez ante el principal lobby de los empresarios catalanes, el Círculo de Economía, garantizando que “no habrá nuevas elecciones” si el 26J se repitieran los resultados del 20D. Y a eso obedece también, según fuentes internas, el planteamiento de no contar con Pablo Iglesiasni para ir al café de la esquina si los socialistas no ganan las elecciones.

A diez días del comienzo oficial de la campaña electoral, los 36,5 millones de electores sabemos algunas cosas tan españolas como el título de aquella novela de Pio Baroja, César o nada, sobre la omnímoda voluntad de poder. El candidato del PP, Mariano Rajoy, quiere ganar con mayoría suficiente; el socialista Sánchez aspira a ganar a Rajoy; el de Podemos, reforzado por la alianza con IU, se esfuerza en rebasar al PSOE, y el liberal Albert Rivera desea consolidar su función de bisagra y abrir la puerta a derecha o izquierda en función del empuje en una u otra dirección.

En esas posiciones de partida es lógico que Sánchez, el dirigente de la fuerza política imprescindible para enviar al PP a la oposición y acabar con el lustro de permanentes ataques a la clase media y laboral y de recortes de la inversión social contra quienes más la necesitan, aspire a quedar por encima de Rajoy, “un presidente en B”, le dicen, en referencia a las tramas de corrupción y cajas B en su partido. El planteamiento plebiscitario de la campaña de Sánchez, según el cual, el cambio sólo está garantizado con el voto al PSOE, “sin intermediarios que encarecen el precio de las cosas”, se inscribe en esa dinámica de César o nada, o si se prefiere, en la frase de Díaz: “Sólo vale ganar”.

Pero, de pronto, sube a esa tarima circular, alfombrada de verde, un hombre de pensamiento largo e ideas propias, como hay tantos en la órbita socialista, interpreta el lema de Sánchez (SÍ, un sí por el cambio) y lo destroza a las primeras de cambio. En el monosílabo ve la respuesta que utilizamos cuando contestamos al teléfono. “Es un sí abierto, una invitación al diálogo”, dice. Se trata del profesor y filósofo Ángel Gabilondo, un hombre de plena confianza del candidato, cuya figura y discurso, poblado de paradojas y juegos de palabras, encandila y deleita a los oyentes. Como buen sofista (sin ánimo de ofender) se ahorra la entonación, el “¿si?” con interrogante que pronunciamos al contestar por teléfono.

Y en el interrogante está la clave. El responsable de estrategia de campaña, Oscar López, sostiene que “el PSOE está acostumbrado a sacar mejores resultado que los sondeos”. Algunos les sitúan en el 20% del voto, en la tercera posición, detrás de Unidos Podemos. Aunque la costumbre, esa fuente de la ley, diera la razón a López, la interrogación sigue presente con distintas variables; muchos electores se preguntan qué harán los socialistas si no ganan al PP y qué hará Sánchez si no consigue superar a Rajoy. De puertas adentro, los militantes desviven con la duda de si la repetición de los resultados o una ligera mejora llevará a Sánchez a “enrocarse” en la secretaría general.

Las personas de la dirección del partido consultadas aseguran que la decisión de Sánchez de no pactar con Podemos es firme y no tendrá vuelta a atrás aunque pueda recibir el apoyo de los nacionalistas vascos y eventualmente sumar los 176 diputados que le permitiría gobernar en coalición. Si el PSOE no gana, se mantendrá en la oposición. Esa es la tesis que defiende la presidenta andaluza Díaz y que va ganando adeptos entre la dirigencia socialista.

Esto significa que, de momento, permitiría gobernar al PP en coalición con Ciudadanos. Sánchez no la desea, pero empieza a aceptar el análisis de Díaz, según el cual, si el PP vuelve a quedar primero en las urnas, los socialistas deberán aprovechar su permanencia en la oposición para recomponer la dirección, reagrupar fuerzas y, en un plazo que personas de confianza de Díaz estiman no superior a año y medio, plantear la moción de censura a Rajoy. Motivos para ello –desde la política social y fiscal, las pensiones, la educación y los nuevos recortes- no faltarán, afirman.

Para escenificar la comunión estratégica (y la unidad), Sánchez y Díaz han acordado que el gran mitin de cierre de campaña se celebre en Andalucía, aunque falta por decidir si en Málaga o en Sevilla. La presidenta de la Junta ha atraído al candidato a su terreno. Simbólicamente vale recordar que Sánchez cerró su campaña electoral del 20D en Fuenlabrada (Madrid), mientras Díaz lo hizo en Sevilla con Felipe González de telonero mayor.

FUENTE: cuartopoder.es el 31 de mayo de 2016.

Deja un comentario