La situación en la Frontera Sur se recrudece: 900 muertos en diez días

Acnur cifra el número de muertos o desaparecidos intentando la travesía entre África y Europa por vía marítima en 2.814 durante los cinco primeros meses de 2016.

0213

Las alarmas volvían a sonar la última semana de mayo. Acnur, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, informaba de la muerte de unas700 personas en tres hundimientos en las aguas mediterráneas entre los días 23 y el 29. Médicos Sin Fronteras (MSF) aumentaba la cifra a 900.

Sólo el día 25, una embarcación con 600 personas a bordo zozobraba, causando la muerte de al menos un centenar, según estimaciones de Acnur. Los dos siguientes días se producían sendos incidentes similares. La agencia de la ONU hablaba ya de 1.512 personas fallecidas intentando llegar a las costas europeas entre comienzos de año y el 26 de mayo.

Pero ese recuento ha quedado ya lejos de la realidad. El viernes 3 llegaban a las costas libias los cadáveres de otras 117 personas, presumiblemente fruto de los últimos naufragios registrados. El mismo día se hundía frente a las costas de Creta (Grecia) otra embarcación con 700 personas a bordo. 340 eran rescatadas, el resto siguen desaparecidas.

El secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), Elhadj As Sy, denunciaba ayer que la sucesión de accidentes en los últimos diez días está transformando el Mediterráneo en “un cementerio acuático”, con al menos 890 muertes sólo en ese período, según los informes que habían recogido sobre el terreno.

Así, en apenas diez días, los muertos o desaparecidos en aguas mediterráneas con motivo de los flujos migratorios han aumentado espectacularmente, llegando a 2.814, según la agencia de la ONU –1.086 de ellos sólo en mayo, tal como indican las cifras de la FICR–.

Año “especialmente mortífero”

“2016 está siendo especialmente mortífero”, destacaban desde Acnur al dar a conocer el balance de cifras de los primeros cinco meses del año. Según los informes del organismo, el número de muertos en ese período se ha incrementado en más de 600 personas respecto al año anterior.

La ruta griega sigue siendo la más voluminosa. De los 206.199 migrantes que han llegado a las costas europeas a través del Mediterráneo desde el 1 de enero pasado, casi tres cuartas partes lo han hecho atravesando el Egeo entre Grecia y Turquía, huyendo principalmente a la crisis en Siria e Irak.

Sin embargo, la ruta entre el norte de África e Italia sigue siendo la más peligrosa. Más de 2.100 personas del total de fallecidos en el Mediterráneo lo han hecho en ese itinerario, donde la ONU cifra una altísima probabilidad de muerte, de 1 entre 23. El riesgo no lo aumenta sólo la distancia, mucho mayor de las costas libias a las islas italianas que del litoral turco a las griegas, también el tipo de embarcaciones, más abarrotadas y precarias aun que en la ruta entre Turquía y Grecia.

Consecuencias y escollos del pacto UE-Turquía

Acnur afirmaba no observar “indicios de un desvío significativo de personas sirias, afganas e iraquíes de la ruta entre Turquía y Grecia a la del Mediterráneo Central”. Esto podría darse en un futuro próximo debido al pacto migratorio entre la Unión Europea y Turquía firmado a principios de marzo, por el cual –a cambio de concesiones políticas y económicas– la primera puede expulsar hacia el territorio turco a todos los refugiados e inmigrantes irregulares que lleguen a Grecia tratando de encontrar refugio.

 Leer más: “El acuerdo UE-Turquía es casi tráfico de personas”

Sin embargo, el plan turcoeuropeo podría haber encontrado un escollo. El tribunal de apelaciones griego a sido favorable a una treintena de recursos interpuestos por migrantes a los que se les había denegado asilo, al considerar que Turquía no sería un lugar seguro al que expulsar a estas personas.

Pasaje seguro

Ante la oleada de muertes, Acnur destacaba recientemente en un comunidado ofical “la importancia de operaciones de rescate como parte de la respuesta al flujo de refugiados y migrantes en el Mediterráneo, así como la necesidad de alternativas reales y seguras para las personas que necesitan protección internacional”.

En la misma línea se proncunciaba ayer el secretario general de la FICR: ¿No hemos alcanzado ya el umbral de humanidad para detender la indiferencia? Una vez más instamos a los gobiernos a proporcionar rutas seguras para las personas que buscan asilo y refugio”.

FUENTE: Diagonal el 06/06/16

Deja un comentario