Medidas en materia de migraciones en los programas políticos de cara al 26J

Redacción // El DesperTTador 3.0

A lo largo de la campaña electoral poco se han tratado las propuestas de los principales partidos sobre los derechos de los colectivos inmigrantes, las leyes de extranjería y la política de visados, al igual que ocurrió en la campaña del pasado 20D.

Salvo la crisis de los refugiados, tema mediatizado que sí entró en los principales debates previos al 26J, el resto ha quedado relegado a los programas políticos, al menos en la mayoría de los casos. Sin embargo, los CIEs, los vuelos masivos de deportación o las trabas burocráticas al asilo, siguen igual pese a las iniciativas municipales de algunos ayuntamientos del “cambio” que no han podido traspasar la línea de la “buena voluntad”, pues estas cuestiones requieren de un respaldo estatal.

Por ello, hacemos un recorrido por las diferentes propuestas, ausencias y negativas que hemos encontrado en los programas del Partido Popular, Ciudadanos, PSOE y Podemos.

Con Partido Popular y Ciudadanos no hay demasiado que escribir, pues entre la ambigüedad y la ausencia de propuestas al respecto, no hay más que contar que su negativa a revertir la situación de los sin papeles en nuestro país -algo coherente en sus últimas votaciones a nivel municipal, autonómico, estatal o europeo en cuestiones al respecto-.

Partido Popular: continuidad a sus políticas de exclusión

El Partido Popular, impulsor del decreto que quitó la tarjeta sanitaria a al menos 800.000 personas, cuyo Ministerio del Interior a impulsado el aumento de vuelos masivos de deportación de extranjeros, o reafirmó -estando en funciones- el acuerdo de la UE de mandar a los refugiados a Turquía, reafirma así sus acciones, mostrando su intencionalidad de continuar con esta situación deplorable: “Continuaremos impulsando políticas y medidas de retorno de los inmigrantes irregulares, en colaboración con los países de origen y tránsito de la inmigración irregular que nos colocan como referente europeo en la gestión de crisis migratorias.“.

Respecto a la crisis de los refugiados, afirman apoyar “la labor que realiza el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados e incrementaremos las aportaciones que realiza nuestro país.” Esto choca un poco con la realidad, puesto que España ha acogido a menos de 100 refugiados de los 16.000 que firmó con Europa -aproximadamente el 1% del total de personas que se recolocaron a nivel europeo-.

Ciudadanos: ambigüedad y continuidad de las políticas de extranjería del PP

En el programa electoral de Ciudadanos la dinámica es similar: no mencionan las leyes de extranjería, lo cual da a entender su negativa a cambiarlas. Sí se recoge el control de las fronteras, con el fin de que se “afronte con garantías el problema de la migración económica irregular de manera ordenada”. Tres puntos se abordan en relación a los derechos de los extranjeros sin papeles: sanidad, integración y refugiados. Respecto a la sanidad, afirman restablecer su carácter universal, algo que cae en contradicción con sus posicionamientos en el parlamento catalán -donde propusieron una moción en la que los “sin papales” se quedaban fuera de la tarjeta sanitaria- o en el propio programa electoral para el 20D.

Por otro lado, el programa recoge un punto que dice: “Favoreceremos la integración de los inmigrantes con obligaciones y derechos recíprocos”. Eso es todo, no hay más información al respecto. Respecto a los refugiados, su posicionamiento es en defensa de la situación de los mismos, el derecho al asilo y el control de los flujos migratorios -nuevamente sus votaciones a favor del acuerdo para mandarlos a Turquía ponen en entre dicho la propuesta-.

PSOE: Vaguedades en cuanto a las deportaciones masivas y los CIEs; reinstaurar la sanidad universal y reformular de las vías legales de extranjería

El Partido Socialista es muy ambiguo en algunos puntos en relación a extranjería e inmigración. Por un lado, son tajantes con la idea de revertir hacia la universalidad de la sanidad en nuestro país, posicionamiento coherente con su actuación institucional estos años. Respecto a los refugiados y fronteras, “El PSOE se compromete a restablecer una política justa en las fronteras, a flexibilizar las vías de inmigración legal, reforzar la política de integración y a proteger a las personas que huyen de la persecución, a las que ampara el derecho internacional”. Al igual que con Ciudadanos, la propuesta no dice absolutamente nada sobre qué medidas concretas se tomarían para este propósito.

Más claros son al afirmar medidas sobre el derecho al asilo o las fronteras: “garantizaremos el respeto absoluto de los Derechos Humanos, reconociendo efectivamente el derecho de asilo y refugio, asegurando la efectiva protección internacional de aquellas personas que lo necesiten, retirando las concertinas de nuestras fronteras y rechazando las devoluciones en caliente.”. También se posicionan en contra de la ley mordaza. Pese a ello,no se aclara su posicionamiento frente a los CIEs -los cuales se encargaron de construir- o las desproporcionares masivas. Solo se recoge una intención de “revisión de los convenios bilaterales de retorno y repatriación y, en particular, del régimen de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).”

La “vaguedad” vuelve a darse a la hora de explicitar las medidas concretas sobre la reformulación de la política de visados o de trámites de residencia y nacionalidad –no dicen nada de quitar el test de españolidad-, y hay una ausencia importante: la ampliación de los derechos políticos y electorales de los inmigrantes, ausentes en todo el programa.

Podemos: el programa más explicito y completo en cuanto a las situaciones de los colectivos migrantes

Podemos, en su programa Ikea, abarca un mayor número de medidas al respecto:

  • Cobertura sanitaria universal.
  • Derecho a voto y a la participación política de la población extranjera residente en nuestro país (” Estudiaremos la viabilidad de incorporar en el marco constitucional vigente la participación de la población extranjera en las elecciones autonómicas y en los referéndums.”).
  • Eliminación del test de nacionalidad y reducciones en los plazos para obtener la nacionalidad.
  • Creación de la Secretaría de Estado de Políticas Migratorias
  • Vías legales y seguras de entrada en España y flexibilización de los procesos de reagrupación familiar.
  • «Ley 14» para la igualdad de trato y para el fomento de la convivencia.
  • Cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (“Erradicaremos los controles de identidad policiales en los que se tenga en cuenta el perfil étnico y los vuelos colectivos de deportación“).
  • Garantía del derecho de asilo: vías legales de acceso, sistema común de asilo y programas dignos de reasentamiento.
  • Restablecimiento de la legalidad de los pasos fronterizos: respeto a los derechos humanos en la frontera sur (Pondremos fin de forma inmediata a las devoluciones ilegales de personas en las zonas fronterizas, que contravienen la legalidad internacional; (…) eliminaremos los elementos lesivos colocados en los perímetros fronterizos de Ceuta y Melilla y promoveremos la adopción de un protocolo de actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en esta frontera sur”).

Con todo ello, podríamos resumir en el siguiente cuadro las diferentes intenciones de los partidos políticos de cara al 26J:

Sin título

 

Deja un comentario