El sistema económico actual amenaza la hucha de las pensiones

El pasado viernes, a las 20:00 y con plena operación salida en marcha, el Gobierno anunció una nueva retirada de 8.700 millones de euros de la “hucha de las pensiones”. Este nuevo recorte acumula ya más de 40.000 millones retirados de esta hucha, lo que deja en caja  25.000 millones.

Este fondo se agotaría de aquí a tres pagas extra, es decir, a comienzos de 2018 ya no habría un euro en la hucha salvo que se ponga remedio antes.  Pese a los mensajes de tranquilidad del Gobierno, que defienden que las pensiones no corren ningún peligro, la Seguridad Social ahonda su déficit llegando a registrar un déficit de 1,26% el año pasado (cuando más empleos se crearon desde el estallido de la crisis).

Los mensajes que llegan desde expertos y sindicatos no son nada halagüeñas y apuntan a un claro culpable: el sistema económico. Pese a la creación de empleo, la precariedad laboral, la rebaja de los sueldos y las bonificaciones a empresas hacen imposible que aumente o se mantenga este fondo de la Seguridad Social.

La pérdida de poder adquisitivo y la precariedad del trabajo ya suponen una gran amenaza, pero desde su entrada en el Gobierno el PP ha llevado a cabo una política de empleo basada en reducir y bonificar las cuotas de los nuevos contratos. Muchos de los nuevos contratos no pagan las cotizaciones completas que les corresponderían porque se benefician de alguna de estas medidas. Como afirma el secretario de Protección Social y Políticas Sociales de Comisiones Obreras, Carlos Bravo:”Se está usando el Fondo de Reserva para financiar otras políticas, como las bonificaciones. No se justifica un uso como el que se está haciendo mientras se hacen cosas como las rebajas de impuestos. Hay que solucionar también la otra parte, porque con este mercado laboral es imposible sostener las pensiones, necesitamos una vía de financiación adicional”.

Por su parte,  sindicatos, expertos, parte de la oposición e  incluso el propio secretario de Estado de la Seguridad Social dan una solución: que las pensiones también se financien con impuestos.

Fuente: eldiario.es

Deja un comentario