Más cotizantes, menos recaudación

La Seguridad Social recauda 1.350 millones menos que en 2011, pese a haber más afiliados ocupados.

Desde hace cinco años, este organismo recauda un 2% menos por cada trabajador. Esta disminución de ingresos tiene su principal foco en el aumento del empleo temporal (altamente superior al empleo indefinido), a tiempo parcial, la gran devaluación de los salarios y las subvenciones a los contratos implantada por el PP en su última reforma laboral.

A esta situación se le une la última retirada de fondos de la hucha de las pensiones, por parte del Gobierno. 8.700 millones de euros que acumulan ya más de 40.000 millones retirados de esta hucha, dejando en caja  25.000 millones.

Pese a los mensajes de tranquilidad del Gobierno, que defienden que las pensiones no corren ningún peligro, la Seguridad Social ahonda su déficit llegando a registrar un déficit de 1,26% el año pasado (cuando más empleos se crearon desde el estallido de la crisis).

Esta situación augura un futuro muy negro en nuestro sistema de pensiones, el cual se extinguirá a principios de 2018 si no se pone remedio antes.

Deja un comentario