Gobernará la derecha gracias a Pedro Sánchez

El PSOE, tanto en las negociaciones posteriores al 20D como tras conocer los resultados del 26J, tuvo siempre la misma excusa para no pactar con Podemos –y girar hacia la derecha con Ciudadanos-: los independentistas nunca. Tras conocer el apoyo de CDC y PNV a Ana Pastor, quitándole el puesto a Patxi López del control del órgano legislativo, se escuchó en el interior del parlamento un “zasca”.

El Partido Popular ha sabido marear la perdiz de nuevo, y se han sacado un pacto de la chistera. Sin prejuicios, sin remiramientos. Es posible incluso que lleguen a repetirlo de cara a la Presidencia del Gobierno en las sesiones de investidura del mes que viene. Una vez más, gana la derecha.

Una cosa es verdad, en el PSOE de Pedro Sánchez hoy descansan aliviados, se han quitado mucha presión: ya no tendrán que trabajar una excusa para abstenerse frente a un Gobierno de Rajoy, algo que acentuaría su caída libre en futuros votantes. Ya se han sacrificado otros por él.

Sin embargo, desde hace ya muchos meses –demasiados-, Pedro Sánchez podría haber acordado para su investidura la vía que le proponía Podemos –Unidos Podemos tras el 26J-, y tender la mano a grupos nacionalistas como ERC, entre otros, para echar al Partido Popular de las instituciones. Después, durante la legislatura, que cada cual votara y propusiera lo que quisiera. Esta ya no es una posibilidad real.

Ya se han disipado las dudas sobre quién recae la culpa de que la derecha gane. No, no es culpa de Podemos por no haber querido entrar en un pacto con Ciudadanos. Si hoy no tenemos un Gobierno del cambio, de izquierdas, preocupado por los asuntos sociales dinamitados durante los últimos años, es por la incapacidad del PSOE de adaptarse a una mesa de negociación incómoda, plural, transversal. Algo que sí llevó a cabo con la derecha que tanto criticó durante la campaña del año pasado: los de “las nuevas generaciones del PP”, según afirmaba Pedro Sánchez.

A disfrutar lo votado.

Editorial // El DesperTTador 3.0

  1. El partido socialista como todos sabemos fue fundado por aquel Pablo Iglesias, verdadero hombre de izquierdas defensor de los trabajadores. Desgraciadamente el PSOE está condenado a ser una fuerza de minorías, los últimos 40 años turnándose con el PP y utilizando el buen nombre del PSOE para con los votos de la izquierda, los fascistas que ha manejado a este partido han defendido a los poderosos en Bruselas. Ahora se les a visto el plumero a toda esa pandilla de sinvergüenzas, entre los principales están Felipe González, Guerra Ruvalcava, Corcuera y todos los dirigentes de estos 40 últimos años

    Responder
  2. Maria amor suarez gonzalez 20 julio, 2016, 3:57 pm

    En ton es si que se despida la palabra socialismo porque con lo que nos va hacer este facha el obrero y los pensionistas ya los estoy viendo pudiendo para comer y para pagar sus medicamentos salvase quien pueda pensionistas

    Responder

Deja un comentario