El Ayuntamiento de Málaga instala un “pipi-can” sobre la mayor fosa de represaliados de España

El Ayuntamiento de Málaga, gobernado por el PP, ha instalado una zona para que los perros hagan sus necesidades, conocidas como “pipi-can”, sobre la principal fosa de represaliados del cementerio de San Rafael en Málaga, la mayor de España.

La Asociación de Memoria Histórica de Málaga lleva tiempo alertando de que una acción así se pudiera dar por parte del Gobierno de la ciudad. Tanto es así que ha interpuesto una denuncia ante el área de medio ambiente municipal.

“La culpa es de la Asociación de Memoria Histórica”

Esta ha sido la excusa del alcalde del PP, Francisco de la Torre, cuando ha sido acusado de atentar contra la memoria histórica. Según el alcalde, la culpa de que el “pipi-can” se haya instalado encima de la fosa es de la propia asociación memorialista.

De la Torre, además, se enorgullece del trabajo hecho por el PP en cuanto a memoria histórica en Malaga, calificándolo como “ejemplar”, y ha añadido que “con los datos que se tenía, se ha hecho el trabajo correcto”. “Me parece desleal y me parece injusto para un ayuntamiento que ha hecho un ejemplo único en España”,afirma.

Por otro lado, De la Torre ha tachado la postura de la oposición de “desleal” y ha afirmado que“el PSOE, sabiendo esto, no haya tratado de aclararlo vía el diálogo correspondiente, sabiendo que están las puertas abiertas al diálogo”.

La mayor fosa común de España

El 11 de enero se inaguraba el panteón en honor de las 4.571 víctimas de la represión enterradas en el cementerio de San Rafael, en Málaga. Este  era el primer paso para dignificar la memoria de las víctimas represaliadas enterradas en la mayor fosa común de España, con 2. 840 cuerpos enterrados, y sin saber dónde fueron a parar los cuerpos hasta los 4.571 que constan en la documentación recopilada por la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga.

 

Deja un comentario