PP y Memoria Histórica: una vida de constantes agravios

Este fin de semana saltó la noticia de que el Ayuntamiento de Málaga, gobernado por el PP, había instalado un “pipi-can” sobre la mayor fosa común de España.  Por suerte, y debido al revuelo creado el ayuntamiento ha decidido cerrar “cautelarmente” el parque canino. Pese a las advertencias de la Asociación de Memoria Histórica de Málaga, de que este recinto se iba a situar encima de uno de los sectores de la fosa de San Rafael, el consistorio decidió hacer caso omiso a los informes detallados de la asociación y cometer una nueva ofensa contra los represaliados por el golpe de Estado y la posterior Dictadura.

Es inevitable preguntarse que habría pasado si este asunto nunca hubiera tenido una repercusión a nivel nacional. Para obtener la respuesta no hay más que analizar algunas de las reacciones del PP ante otros casos similares.

Caso omiso a Naciones Unidas

Naciones Unidas ha instado al Gobierno en múltiples ocasiones a derogar la Ley de Amnistía del 77 y a investigar los crímenes del franquismo, para que los familiares puedan dar enterrar dignamente a sus seres queridos. Pero, a pesar de las advertencias, en España ni se investiga ni se deja investigar.

 

“La asignación presupuestaría en nuestros cinco presupuestos ha sido cero”

Con estas palabras se enorgullecía el presidente de no respetar esta ley, aprobada por el PSOE, que busca retornar los derechos a los represaliados y a sus familiares.

Desde su entrada en el Gobierno ni un solo euro se ha destinado ha abrir investigaciones, recuperar restos ni ha nada que tenga que ver con la Memoria Histórica.

Glorioso alzamiento nacional y propaganda franquista en TVE

Dos de los hechos más insultantes que pudimos presenciar este pasado 18 de julio: Telesfora Ruíz, concejal del PP de Granada, calificó de “glorioso alzamiento nacional” al golpe de Estado que detonó la Guerra Civil cuando el portavoz de IU, Francisco Puentedura, pedía que se cumpliera el acuerdo de pleno para dar el nombre de los alcaldes republicanos de Granada a calles de la ciudad. Ese mismo día, TVE decidió emitir la película “¡El Santuario no se rinde!, un film de propaganda fascista que ensalza  la resistencia de los militares golpistas en el Santuario de la Virgen de la Cabeza (Ándujar) ante el asedio de las tropas republicanas.

“Algunos se acuerdan de sus familiares sólo cuando hay subvenciones”

Estas palabras las pronunció el hoy portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, en Intereconomía durante un debate sobre la Memoria Histórica. Ante estas palabras y pese a la gravedad que desprenden, el portavoz nunca ha mostrado arrepentimiento alguno e incluso acusó al contertulio, que le llamó la atención por decir semejante barbaridad, de “abrir un debate falso” y de no tener respeto.

Estos son solo alguno de los casos más recientes de cómo el PP se ha enfrentado a la Memoria Histórica. Gracias a ellos podemos afirmar sin equivocarnos que el “caso pipi-can” hubiera sido un agravio del que votantes y dirigentes populares se jactarían y defenderían con un “no hay que abrir heridas del pasado”.

  1. Esta pandilla de corruptos y sinvergúen…. que tenemos en el gobierno, que nos dicen que no hay que abrir heridas del pasado, esas heridas no hay que abrirlas ya que nunca se cerraron. La reconciliación en España democrática nunca la ha habido ha sido una imposición.

    Responder

Deja un comentario