Feijóo pone en marcha su “trampa” electoral con las Mareas y Podemos en pleno debate

El presidente de la Xunta de Galicia ha adelantado las elecciones autonómicas de Comunidad Autónoma al 25 de septiembre, coincidiendo con las vascas, en lugar  de en octubre como correspondía. La estrategia de Feijóo parece clara: afianzar su dominio antes de que la sangría de votos del PP vaya a más y evitar que sus rivales puedan organizarse y coordinar bien sus candidaturas.

Pese a que el gallego ha declarado que la decisión se debe a que es absurdo que Euskadi y Galicia tengan las elecciones días distintos, cuando solo les separan unos pocos kilometros; la intención es mucho más procedente del propio juego político: las dos convocatorias electorales a nivel estatal han mostrado un claro desgaste del PP en tierras gallegas  y esperar a octubre no haría más que ahondar en este problema. Además esta pérdida de confianza podría aumentar si creciese la amenaza de unas terceras elecciones generales.

En el 20-D, los populares perdieron en Galicia más de 250.000 votos (casi un 30% menos que en el 2011), de los que recuperaron cerca de 33.000 en las segundas elecciones. Si las pasadas generales se repitieran en septiembre, el PP perdería la mayoría absoluta con la que ahora gobierna Feijóo.

Las Mareas y Podemos deciden su forma de presentarse

El adelanto de elecciones, además, dificulta a sus adversarios coordinarse de una forma decente para los comicios y apresura su necesidad de plantear las estrategias electorales.

Este hecho afecta, sobre todo, a las Mareas y Podemos. Estas formaciones que han ido de la mano a las elecciones generales debaten si presentarse de forma separada en las autonómicas.

En Marea y Mareas en Común decidieron el sábado constituirse como partido instrumental. Esta idea ha sido rechazada a priori por Podemos, que ha trasladado la decisión de ir o no de forma conjunta a su militancia. La consulta termina hoy, y con su resultado comenzarán las negociaciones entre las formaciones.

 

  1. Yo creo que mejor así, los medios de comunicación querían saber el candidato para empezar a apalearlo,pero si conocen los detalles en el último momento tienen menos tiempo de reacción.

    Responder

Deja un comentario