El problema: la emergencia del racismo de clase

GRA066. MADRID, 19/07/2016.- El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII Legislatura que tiene lugar hoy en el Congreso de los Diputados. EFE/J.J Guillén

 MADRID, 19/07/2016.- El diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales de la XII Legislatura en el Congreso de los Diputados. EFE/J.J Guillén

MANOLO MONEREO | Publicado: 2/8/2016 09:25

Cuando el diario El País tuvo a bien relacionarnos a Diego Cañamero y a mí, en un editorial, con Julio Anguita y con Pablo Iglesias, supe que nuestra campaña no sería fácil y que nos quedaba una legislatura complicada, por decirlo de alguna manera. Y así está siendo. La técnica del periódico de PRISA es conocida por experimentada y, en muchos sentidos, exitosa, al menos hasta ahora. Primero, se criminaliza unas políticas y a los políticos que las defienden. Se les trata como a enemigos, no como a adversarios políticos, desde una estrategia de descalificación permanente; se busca construir una imagen basada en la insolvencia, en el dogmatismo y en el anacronismo.

Un objetivo fundamental, en segundo lugar, es que dicho tratamiento sirva de advertencia y escarmiento: quien defienda a estos políticos, quien no se separe lo suficiente de ellos, es condenado a la ignorancia o a la descalificación. Lo que se intenta, en tercer lugar, es promover la disidencia y la división. Los políticos que quieran diferenciarse del dirigente y de su política tienen el camino abierto al acceso a los medios y, lo que es más importante, a la respetabilidad. Éstos políticos son calificados de valientes, responsables, pragmáticos, gentes con las que se puede dialogar y pactar.

Las relaciones entre el PSOE y PRISA han ido cambiando. Lo que al final predomina es la dependencia del partido de Pablo Iglesias Posse del grupo mediático comunicacional. El grupo de la familia Polanco, ampliamente favorecido por los gobiernos de Felipe González, ha pasado de aliado a señor, exigiendo que la dirección del PSOE, de una u otra forma, ejecute las políticas que el grupo empresarial considera acertadas y correctas. Esto ya lo sufrieron Borrell, Zapateroy ahora Pedro Sánchez. José Luis Rodríguez Zapatero, maquiavélico él, supo que nada pueden los profetas desarmados y que son necesarias armas propias, es decir, que para superar la dependencia de PRISA era necesario tener medios de comunicación propios que defendieran su gestión y que frenaran las acometidas de la trama mediática dirigida por Juan Luis Cebrián. Una cosa sabemos: ningún medio hoy puede vivir sin el apoyo, directo o indirecto, de los detentadores del poder económico y del gobierno.

Hay que decir que estas estrategias han funcionado y funcionan; no es como antes, pero tienen capacidad de freno, demonización y descalificación. Esto se ha visto en la campaña electoral reciente. El “todos contra Podemos” ha funcionado en un sentido muy preciso, evitar que Unidos Podemos se convirtiera en alternativa a la derecha y con ello, neutralizar la centralidad del PSOE en el sistema político español. Se podría hablar, en este sentido, de una victoria mediático-política hegemonizada por el diario de PRISA. Las preguntas que habría que hacerse son las de ¿victoria para qué?, ¿dónde está el triunfo?  Y ¿quiénes son los vencedores y los perdedores?

Lo conseguido es evidente, el vencedor ha sido el Partido Popular; los perdedores, desde el punto de vista electoral, todos los demás: el PSOE sigue cayendo, Unidos Podemos no consigue sus objetivos y Ciudadanos retrocede y, lo que es peor, da muestras de una enorme debilidad. Lo conseguido es el bloqueo que amenaza con la convocatoria de unas nuevas elecciones. Para decirlo con claridad, o se facilita un gobierno del PP o iremos a unas nuevas elecciones que el partido de Rajoy puede ganar por goleada, siempre, hay que insistir sobre ello, que no cambien las circunstancias. El establishment se ha puesto manos a la obra, de nuevo organizado y dirigido por el periódico de PRISA. La presión va a ser enorme sobre el PSOE y sobre Pedro Sánchez, de nuevo emergerá el temor a la ingobernabilidad y la aspiración a la estabilidad política como un bien en sí, más allá de las propuestas y los programas. En el fondo, gobernar aquí y ahora no es otra cosa que gestionar las políticas dictadas e impuestas por la Troika, sobre todo ahora que se ha evitado la sanción a cambio de intervenirnos sistemática y gloriosamente. Éste es el verdadero consenso que une al PP, al PSOE y a Ciudadanos y a los medios que, unánimemente, les apoyan. La Unión Europea permite hacer lo que democráticamente no haría ningún gobierno en un país del sur de Europa.

Sin embargo, habría que ser prudentes. Si observáramos con rigor y con conciencia histórica, notaríamos que, también en esto, España es diferente. En todas partes crece y crece una derecha cada vez más próxima a su lado extremo y en todas partes crecen y crecen partidos populistas de derechas; en todas partes decrece y decrece la socialdemocracia y la izquierda en general, es decir, las políticas practicadas en la UE en los últimos veinte años están favoreciendo un giro de las poblaciones hacia la derecha, hasta el punto que, de no remediarlo pronto, la elección que tendremos que hacer en muchos sitios será entre la derecha y la derecha extrema, en diversos lugares convertida en partidos populistas. ¿Es esta la victoria? ¿Es este el triunfo?

En España, insisto, no ha sido así. La indignación popular que el 15M organizó y Podemos tradujo políticamente, tuvo un aspecto democrático sustancial. Los miles de hombres y mujeres que salieron a las calles querían democracia real, democratización del poder económico y político, acceso igualitario a los medios, una política económica al servicio de las mayorías sociales. En definitiva, cumplir los derechos humanos fundamentales. El 15M y Podemos, cada cual desde su especificidad y autonomía, nos vacunaron contra el populismo de derechas, frenaron las incursiones de la extrema derecha y crearon las condiciones para una renovación de la democracia en nuestro país.

Ha pasado muy desapercibido, pero tiene su importancia porque nos dice que el huevo de la serpiente ya está incubado y que la cultura democrática está siendo combatida, sutilmente, desde dentro. Cuando se dice que Diego Cañamero no puede seguir siendo diputado porque no ha pronunciado bien la palabra programa y que ello lo inhabilita para representar el pueblo, a su pueblo, nos dice de forma clara que se está normalizando una subcultura de odio a la democracia de los hombres y mujeres comunes, de los pobres, de los socialmente marginados y excluidos. Es uno de los más viejos racismos, el racismo de clase, el desprecio de nuestras clases dominantes, de los “señoritos y señoritas” al pueblo, a los que crean la riqueza con sus manos y con su esfuerzo, a los plebeyos, sometidos, de nuevo, a nuevas formas de servidumbre, trabajando sin derechos y sin libertades.

Es posible que consigan destruir a Podemos. ¿Qué vendrá después? Se equivoca quien piense que volverá el turnismo de los partidos dinásticos apoyados por las burguesías vascas y catalanas. El pasado ya no volverá. La indignación no tendrá quien la represente. Es posible que se interiorice la derrota y lleguen formas de estabilización de lo existente pero también pueden resurgir formas antidemocráticas de ser antisistema. Los que hoy gozan de su victoria pueden terminar añorando una democracia basada en alternativas reales, diferenciadas y autónomas, capaces de representar democráticamente a las mayoría sociales. Tiempo habrá para verlo.

Fuente: cuartopoder.es

Deja un comentario