La Plataforma de la Auditoría Ciudadana de la Deuda pide una rebelión municipal para acabar con la deuda ilegítima

La Plataforma de la Auditoría Ciudadana de la Deuda llama a formar un frente amplio de ayuntamientos que se oponga al pago de la deuda ilegítima.

“Técnicamente es imposible que un ayuntamiento sólo deje de pagar la deuda porque si no la paga, el coste lo asume el Estado y luego se le resta de la partida de dinero que le pertenece. Sin embargo, si doscientos ayuntamientos hacen lo mismo, la situación es diferente”, ha afirmado la activista Iolanda Fresnillo en un acto celebrado en Segovia en el marco de la VII Universidad de Verano de Anticapitalistas.

El concejal de Economía y Hacienda en el ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, ha indicado en este mismo acto la necesidad de relacionar las experiencias de auditoría que se están llevando a cabo en todo el país para que no quede en una mera “relación de escándalos de corrupción”. También ha señalado que, a diferencia de lo que ocurre a nivel local, sí sería posible que el Estado se negara a pagar la parte ilegítima de la deuda, “si tuviéramos un gobierno capaz de mirar a los ojos a la Unión Europea y plantarle cara”.

El responsable de finanzas ha informado sobre la situación concreta en la que se encuentra la auditoría promovida por el Consistorio madrileño y ha lamentado que no fuera un “elemento fundamental” dentro de su grupo de gobierno, porque “contamos con muchos obstáculos” y ha recordado que “somos un grupo en minoría que nos apoyamos en el PSOE”. Además, ha indicado que el plan ideado por la coordinadora del Consejo Asesor de la Auditoría en Madrid, Bibiana Medialdea, cuenta con tres vías principalmente: una parlamentaria, que consiste en un comité de investigación, otra académica y una tercera dedicada a la participación ciudadana que “es la parte en la que estamos más cojos”.

Sánchez Mato ha querido ensalzar la labor que está haciendo la Plataforma de la Auditoría Ciudadana de la Deuda (PACD) en el municipio de Madrid para la promoción de grupos auditores y ha advertido de la necesidad de promover una ruptura en las instituciones: “Yo soy anticapitalista hasta la médula. Estamos gestionando el sistema y esto no es lo que yo quiero”.

En este sentido se ha pronunciado la parlamentaria de En Comú Podem y militante de Revolta, Sònia Farré, quien ha subrayado el bloqueo que sufren los ayuntamientos por parte del Estado para satisfacer las necesidades de la ciudadanía. “Ocurre que a nivel estatal hay leyes que no te permiten usar el superávit para inversión social si ésta no se recogía previamente en los presupuestos”. Ha añadido además la importancia de otorgar más soberanía a las instituciones municipales que “son las que más cerca están de los ciudadanos y las que más pueden hacer para el empoderamiento social”.

Por su parte, el miembro de la PACD y componente del Comité de la Verdad de la Deuda Griega, Sergi Cutillas, ha afirmado que el impago de la deuda es “algo que va a suceder por activa o por pasiva, porque los niveles de endeudamiento que se están dando en la economía capitalista nos conducen al descalabro”.

Los activistas han convocado un encuentro, AuditFest, que se celebrará el próximo mes de octubre en Barcelona y que tiene por objetivo reunir a representantes de grupos políticos y activistas para compartir las experiencias de auditorías ciudadanas de la deuda que están surgiendo en los municipios españoles. Buscará fomentar la gestión ciudadana del gasto público, así como la no priorización del pago de la deuda, o incluso su impago, en casos en los que haya ilegitimidad, esto es, en caso de que la deuda se haya contraído como consecuencia de intereses ajenos a la ciudadanía.

¿Qué hacer con la Unión Europea?

La Unión Europa también ha sido protagonista del debate. Todos los ponentes han coincidido en que la UE es “un modelo que tal y como lo conocemos ha fracasado”.

En este sentido se ha pronunciando el economista  griego Costas Lapavitsas. En su opinión,  no hay que seguir el camino de Syriza.  Para el profesor griego las soluciones radican en “la distribución de la riqueza, el aumento de los salarios, la creación de un sistema fiscal progresivo, la nacionalización de bancos para ponerlos bajo el control público y en definitiva, acabar con la austeridad”.  Unos objetivos que sólo se pueden alcanzar, concluye, si saliendo de la unidad monetaria. “Es un principio de conquista de la soberanía”, certifica Lapavitsas.

El economista anticapitalista, Jesús Rodríguez, ha criticado las políticas de austeridad que se han impuesto desde Europa y “que se apoyan en salvar al capital financiero de sus excesos y en adelgazar el gasto en cohesión social”. Rodríguez confía en que otra Unión Europea es posible, pero para ello es necesario “partir de ejemplos prácticos en el sur de Europa, de gobiernos que hagan políticas de cambio que marquen el camino”.

Fuente: publico.es

Deja un comentario