Disturbios en Francia en medio de nuevo ciclo de protesta social

Al menos 15 personas fueron detenidas antes y durante la protesta en París, además hubo ocho policías y cuatro manifestantes heridos, constató un periodista de AFP.

Tras meses de contestación en las calles, la ley del trabajo francesa fue adoptada de manera definitiva en julio, sin votación en el Parlamento. Como respuesta, varias protestas estallaron este jueves en París contra la nueva reforma.

La reforma pretende otorgar más flexibilidad a las empresas para contratar y despedir a los trabajadores, en un intento para reducir el desempleo que ronda el 10 por ciento y que afecta principalmente a los jóvenes (24 por ciento).

Ahora que la ley fue aprobada, los sindicatos advirtieron que tras esta nueva demostración en las calles el pulso continuará en el terreno jurídico y dentro de las empresas.

Los sindicatos tienen que “desplegarse en las empresas y luchar para que la ley no entre”, declaró Philippe Martínez, secretario general de principal sindicato francés, la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT).

El segundo sindicato del país, la CFDT, que apoyó el texto ya que estima que otorga nuevos derechos a los trabajadores, pidió al gobierno que publique “rápidamente” los decretos de aplicación.

En la Ciudad de Belfort (este), el desfile se transformó en manifestación de los asalariados del grupo ferroviario Alstom, que quieren salvar su fábrica, donde se construye el Tren de Alta velocidad (TGV).

La dirección desea trasladar la producción a otros lugares, pero el gobierno del impopular Francois Hollande, preocupado por no parecer inactivo frente a la desindustrialización francesa, incrementa sus contactos para que haya pedidos para Alstom.

Enfrentamientos entre jóvenes y la policía

Al igual que en las concentraciones anteriores, en París estallaron algunas escaramuzas entre miembros de las fuerzas del orden y jóvenes, con lanzamiento de cocteles molotov, gases lacrimógenos y algunos daños a bienes públicos.

Decenas de miles de opositores a la “ley del Trabajo” (78 mil personas según la policía y 170 mil según los organizadores) desfilaron por las calles de la capital y en ciudades para pedir el retiro integral de esta ley defendida por el gobierno de Hollande en contra de una parte de sus militantes.

Aunque la mayoría de los participantes desfilaron pacíficamente, algunos episodios violentos estallaron entre miembros de las fuerzas del orden y jóvenes, al igual que en las concentraciones precedentes.

En la capital francesa, al menos cuatro manifestantes y ochos policías resultaron heridos, uno de ellos con quemaduras en una pierna. Además, quince personas fueron detenidas antes y durante la protesta.

AFP | EFE

Etiquetado Como
  1. !!!Viva la lucha de los franceses, por sus derechos laborales, sociales y la dignidad del trabajador¡¡¡ Los españoles no fuimos capaces de hacerlo, y aquí están las consecuencias.

    Responder

Deja un comentario