Continúa el idilio entre Cifuentes y lo privado: Uno de cada tres euros de las ayudas educativas acaba en guarderías privadas

El PP ha aprovechado el debate sobre el estado de la región para sacar pecho sobre su labor en las ayudas escolares, pero los vítores esconden una estrategia durísima de privatización.

De los 101 millones de euros de ayudas al estudio que destinará el Gobierno de Cristina Cifuentes a la educación en la región, 34 irán destinados al cheque-guardería, una ayuda para las familias que decidan escolarizar a sus hijos de 0 a 3 años en una escuela privada.

Pese a que el Gobierno de Cifuentes quiere lavarse la cara y romper con la anterior ejecutiva del PP en la región, lo cierto es que sus ayudas a la enseñanza pública no han sido notables. Si Ignacio Gónzalez aumentó las tasas en las guarderías públicas, el actual ejecutivo solo las ha rebajado un 20%.

Para CC.OO., los datos ofrecidos por la Comunidad están “muy maquillados” ya que, en ellos, se han mezclado las “ayudas al comedor, el cheque escolar y las ayudas para los libros de texto”.

Otro indicador de las mentiras del Gobierno de Cifuentes es la ausencia de becas, que en la comunidad ya no hay, y es la ayuda más justa debido a que se entrega a familias con menos ingresos. Lucía Figar, por ejemplo, se benefició del cheque-guardería cuando ganaba más de 100.000 euros anuales.

CC.OO. destaca también que “estos cheques escolares es una medida de privatización” y que “mientras que 31.000 familias reciben este cheque, las familias para llevar a sus hijos a la pública tienen que pagar entre 200 y 300 euros para la escolarización”.

Deja un comentario