Sánchez abre la vía alternativa de Gobierno pese al motín de los barones del PSOE

Cebrián y El País (donde está también Rubalcaba) están enfadados con Pedro Sánchez, incluso hablan de un secuestro del partido por el líder socialista tras su negativa a dimitir como Secretario General del partido y los últimos fracasos electorales por el norte del país.

Mientras, los barones abren una batalla interna por tumbar a su líder, algo que se ha visto más claro tras lo ocurrido en Castilla la Mancha y la ruptura de Podemos con Page -respaldado rápidamente por Susana Díaz-. Pedro Sánchez se queda sin apoyos dentro de la cúpula del partido, y solo le queda como respaldo, aparentemente, la militancia socialista. De ahí la idea de un Congreso que le de la legitimidad que ahora mismo está perdiendo, y que ha tensado más aún la tensión del partido.

Pese a ello, el secretario general ha asegurado  que no se plantea dimitir si el próximo sábado el Comité Federal no respalda su propuesta de celebrar el 39 Congreso del partido en diciembre, con unas primarias el 23 de octubre.

Esta postura se complementa con una novedad abierta después de mucho tiempo de impasse político: Sánchez abre la posibilidad a que sean las fuerzas independentistas las que avalen su candidatura, en un Gobierno de coalición con Unidos Podemos “de igual a igual”. La única falla en juego, tradicional desde las primeras elecciones el año pasado, es la de que el referendum en Catalunya no entre en el pacto.

Pase lo que pase, parece que esta posibilidad no pasaría el filtro del Comité Federal del PSOE, el órgano encargado de dirimir las alianzas del partido, lo cual nos lleva a una postura tacticista con objetivos ajenos a la formación de Gobierno.

Deja un comentario