Cifuentes continúa la senda de Aguirre

Una vez más la presidenta de la Comunidad de Madrid ha demostrado que, pese a las pequeñas pinceladas de medidas populares, no tiene intención de salirse de la sendas política por su partido durante todos sus años de gobierno en la Comunidad. En esta ocasión, Cristina Cifuentes ha adjudicado la restauración de la fachada del  palacio Nuevo del Marqués de Salamanca a una empresa vinculada a las tramas Gürtel y Púnica.

Participación en la trama Gürtel, pago a partidos políticos, denuncias por enriquecimiento en la gestión de viviendas sociales y su aparición en el sumario de la Púnica es la carta de presentación del Grupo Ortiz. Esta empresa ha sido la ganadora del contrato público, de 201.059 euros por parte de la Comunidad de Madrid, para la “consolidación estructural de la fachada posterior del Palacio Nuevo del Marqués de Salamanca en la Finca Vista Alegre de Madrid”.

Esta adjudicación no tendría nada de especial si no fuera porque la empresa es una de las grandes implicadas en los mayores casos de corrupción de nuestro país. Con la apertura de sumario de la trama Gürtel, salió a la luz un informe de la Agencia Tibutaria donde se acreditaba un pago de 2,1 millones de euros, del grupo, a las empresas del matrimonio Ana Isabel Gutiérrez-Jesús Merino. Pero su relación no acaba ahí: el grupo es uno mayores beneficiario de las obras del Ayuntamiento de Pozuelo, cuando Jesús Sepúlveda era alcalde.

Otro de los puntos del currículum del Grupo Ortíz es el reconocimiento, por parte de sus dirigentes, de financiar irregularmente a Convergencia. El partido catalán, a través de sus fundaciones CatDem y Barcelona Fòrum, recibió en 2010 un total de 400.000 euros del grupo empresarial, tal y como confesó la empresa a El País, para entrar en el mercado catalán: “Queríamos estar en Cataluña y con estas donaciones tratábamos de hacernos notar como grupo empresarial”, declaraba un portavoz de la empresa.

En 2015 la Cadena SER se hacía con un extracto del sumario de la ‘Operación Púnica’ donde el nombre de la filial madrileña del grupo, Ortiz Construcciones y Proyectos, aparece en la lista del juez. Según el sumario, esta filial junto a otras empresas pagaron encuestas electorales para el PP en al menos siete municipios madrileños por más de 400.000 euros en los últimos 10 años. Sociedades que después resultaron adjudicatarias de contratos en esas localidades.

El pasado mes de septiembre, sería el Ayuntamiento de Rivas quién emprendería acciones contra el Grupo Ortíz por u gestión de un edificio de más de 100 viviendas sociales en la localidad. La acusación que lanza el Consistorio,como informó a la Cadena SER, se produjo en los años de Gobierno de Esperanza Aguirre y obliga al consistorio a pagar anualmente 900.000 euros  a la Sociedad de Inversión SCI, participada por el Grupo Ortiz.

Este “negocio redondo”, como lo definió el alcalde de la localidad madrileña, ve su continuación en la gestión de Cristina Cifuentes, que pese a las sospechas que caen sobre la empresa, no ha dudado en permitirle llevarse este suculento encargo público. Según palabras de la Presidenta: si una empresa no está inhabilitada, no se la puede impedir que concurse, “sería prevaricación”. Lo que resulta sorprendente es que el Grupo Ortíz fue la única empresa que se presentó al concurso .

  1. El PSOE ha sido asesinado por sus propios dirigentes, (que no tienen nada de socialistas) La única salida que aún puede quedarle al PSOE para sobre vivir es la de Pedro Sanchez. El PSOE fue fundado para la protección de la clase trabajadora, por tanto sus voto no pueden ser manipulados como hasta ahora lo han hecho la cúpula falsantes del PSOE para defender en Bruselas a los poderosos banqueros, promotores de los recortes sobre derechos sociales hasta ponernos en esta maldita situación económica

    Responder

Deja un comentario