La cuestión del ‘poder’, los Círculos y el sujeto político de PODEMOS (parte 1ª)

Cuando PODEMOS era todavía un proyecto, Pablo Iglesias escribió que “PODEMOS significa poder y democracia… ” [2]. De esta forma tan sencilla define el proyecto que ahora después de 2 años va tomando cuerpo para asombro de muchos. Con el grito de ¡PODEMOS!, o el más coloquial de ¡SI SE PUEDE!, los activistas de este partido muestran su voluntad de poder, pero, ¿qué clase de poder? Esta es una pregunta que debe tener respuesta en PODEMOS, que no es un proyecto de “poder” clásico. Tratamos de aportar algunas ideas para el debate.

Parece que los fundadores tenían claro que se trataría de “otra forma de poder”, un poder distinto al realmente existente, o incluso contrario que tiene que ser ejercido no solo por los inscritos sino, sobre todo, por las amplias capas de población, esas que están siendo golpeadas por la crisis. Y eso requiere democracia ampliamente ejercida por la ciudadanía. Esto es lo que en Vistalegre se llamó “empoderamiento ciudadano y popular”, la fórmula de democracia que ha sido la gran novedad para la política y la lucha política del siglo XXI. Y lo más significativo es que ese concepto nuevo proviene del 15M, descalificado por los críticos como “populismo”.

La cuestión del poder: los dos modelos

Se ha dicho y se dice que el “El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente” [3]. En nuestro país eso no puede estar más patente y para muchos no puede ser evitado. Sin embargo la corrupción es consustancial al modelo de democracia representativa impuesta en la Transición. Su supresión no se logra con la justicia y los tribunales, donde en el mejor de los casos se castiga al corrupto, cosa que es imposible cuando el corrupto es poderoso. Lo sabemos bien; encontrar un poderoso honrado es difícil, por no decir imposible. Solo puede serlo si restituye su poder a la ciudadanía, de donde lo sacó. Este es el sino de PODEMOS.

Podríamos decir que la política es el arte de adquirir poder; que la política es lucha por el poder sea al nivel que sea. Pero sería un error si no viéramos la otra cara de la moneda, que dice que la política es también el arte de organizar a la gente, el arte de asociarla para lograr un objetivo transformador. Sin política no hay sociedad y si no la hacemos nosotros, otros la harán en nuestro nombre. Hay que tener por tanto en cuenta la doble cara de la política. Tenemos, además, dos modelos de hacer política: uno es el que busca el poder y lo privatiza para disfrute personal, y el otro es el que busca usar ese poder para dar a la gente la oportunidad de empoderarse. El primero lo definimos como el poder-como-fin y el segundo tipo poder-como-medio.

PODEMOS es un partido que lucha por el poder, pero no aportaríamos nada nuevo si ese poder no es alternativo al comúnmente conocido. Es decir, sino no damos prevalencia al  poder-como-medio, frente al poder-como-fin. La experiencia histórica de las revoluciones nos ha mostrado que el poder puede pasar fácilmente y de hecho pasa, de ser poder/medio a poder/fin.  Esto sucede cuando la ciudadanía deja la gestión del poder a unas élites dirigentes que por muy revolucionario que sea su ideario político, no pueden evitar la degeneración. La experiencia histórica ha demostrado que las revoluciones se agotan por que el poder-como-medio una vez se lo apropian las élites lo convierte en poder-como-fin. Y todo parece seguir igual. Ahora ya sabemos que solo si el poder personal o el de las élites se traspasa a la ciudadanía, habrá cambio y se superará la vieja dialéctica destructiva. ¿Pero como hacer eso?

Muchos dirán que eso es imposible. Suelen ser los escépticos que niegan que eso se pueda dar. Sin embargo PODEMOS tiene la fórmula: “empoderamiento popular y ciudadano” y esto se tiene que empezar a dar en los Círculos, donde se libra la batalla más difícil. Tomamos como precedente lo que reveló el 15M, que fue pura expresión de logro de un poder-como-medio, pero que no podía sostenerse por si mismo sin entrar en las instituciones.

La ciudadanía tiene que disputarlo, tiene que reclamarlo y esa es la misión de PODEMOS, animar a la ciudadanía a que se lance a la política y a que participe. Este es el gran reto de PODEMOS. Este movimiento/organización solo tendría sentido si no traduce el poder en la más amplia democracia que sanea y vivifica la sociedad. Es fácil decirlo pero muy difícil hacerlo…. Ese  parece ser el PODEMOS de los fundadores.

Recordemos que uno de los grandes logros de la Asamblea de Vistalegre celebrada el 18 y 19 de octubre de 2014 fue el concepto de “empoderamiento ciudadano y popular”, bien recogido en los Estatutos y en el documento Organizativo.

El poder es algo que se nos presenta inabarcable, peligroso e inesperado en sus consecuencias. El poder es una fuerza social demasiado grande para encarnarse en una persona individual. Esta tenderá a prostituirlo, a privatizarlo, a apropiárselo para si. El poder personal conlleva ventajas sociales y fama y, ¿quién renunciará a ello? Entonces esa persona individual se encuentra en un verdadero dilema: usa el poder para si, en lugar de emplearlo en mejorar la sociedad. He aquí las dos formas de poder, que se dan a escala personal, a escala del partido y a escala social. Es la  misma contradicción en niveles diferentes. Y tiene implicaciones subjetivas y psicológicas que hay que poner al descubierto, mediante el análisis de la cuestión del poder y el debate concreto sobre el mismo.

A escala social

El dilema solo puede ser resuelto si la gran mayoría popular y social se lo disputa a esa minoría privilegiada (que usufructúa el poder en su propio beneficio, marginando a toda la sociedad, o sea poder-como-fin, la vieja fórmula del poder). Se precisaría, al menos, de un partido que se proponga trabajar en sentido contrario al convencional dominante: hacer política para adquirir poder-como-medio, o contrapoder. Esto es el PODEMOS fundado en Vistalegre.

A escala del partido

La contradicción entre los dos modelos de poder se da también en los partidos políticos, pero en los partidos clásicos está claro que el polo poder-como-fin domina la contradicción y somete a su opuesto poder-como-medio hasta arruinarlo provocando más tarde la indignación popular.

PODEMOS, al recoger la antorcha del 15-M, prioriza el poder-como-medio. Esto solo puede lograrlo cuando “la ciudadanía se empodera” en la lucha por cambiar el rumbo de la política económica, el incremento de la explotación del trabajo, la marginación de los oprimidos, etc.

Esta es la gran labor de los Círculos donde el proceso de empoderamiento popular se ha estancado. El poder en muchos Círculos se ha encerrado en una pequeña élite dirigente que, por razones que expondremos más adelante, se han apropiado de ese poder y lo han convertido en poder-como-fin, en el poder para una nueva élite [4].

A escala personal

Muchos vemos el desvío de PODEMOS hacia un modelo donde el poder se convierte en un fin a usufructuar, para aprovechamiento personal, creación de clientelas, camarillas o séquitos controlados por un dirigente núcleo en provecho suyo y del minigrupo etc…. es decir, lo mismo que ocurre en los partidos clásicos. Esto es la muerte fáctica de PODEMOS.

Se hace necesario elaborar un Diagnóstico de cada Círculo para ver como se da esta problemática, como evoluciona, etc. El camino es que el grupo de militantes inscritos  que ha sido expulsado fuera de la vida del Círculo elabore ese Diagnóstico y comience a trabajar con él, según un plan, una estrategia una táctica. Condición imprescindible es que ese Diagnóstico debe evitar el revanchismo, sumando esfuerzos para el saneamiento y corrección de los errores del Círculo, manteniendo siempre el respeto, lo cual no será nada fácil mientras el sujeto político de Podemos no se ha podido realizar aún como sujeto de cambio político.

El cambio tiene que ser facilitado e impulsado desde afuera del cerco establecido en el Círculo, también  desde las instituciones de PODEMOS y órganos de dirección superior.

La clave estará siempre en la ampliación de la democracia, en eso que PODEMOS ha manifestado como “empoderamiento ciudadano y popular”.  Esto es lo que persigue el Proyecto VAMOS! [5], que en octubre de 2016 se lanzaron al público la dirección de PODEMOS (Pablo Echenique, Rafael Mayoral e Irene Montero) y podría convertirse en el elemento fundamental de la Hoja de Ruta de la candidatura a la CCAM[6], encabezada por Ramón Espinar (ayer fue PodemosEscucha y hoy tras unirse a ReiniciaPodemos, la candidatura se llama Junt@sPodemos).

José M. Torres

Pilar Navarro

Madrid, 31 de octubre de 2016


 [1]   Este documento consta de cuatro partes: 1.- La cuestión del poder: los dos modelos, 2.- La lucha dentro del partido y los dos modelos de Partido, 3.- Los problemas de los Círculos y 4.- El sujeto Político en PODEMOS

[2] QUE ES UN CIRCULO PODEMOS. Pablo Iglesias. PUBLICO, 24-enero-2014

http://blogs.publico.es/pablo-iglesias/760/circulos-podemos/

La frase completa que puede encontrarse al final del artículo es “Podemos significa, poder y democracia, por eso dependemos de ti”. La última frase que hemos sustituido por puntos suspensivos, viene a definir el concepto de democracia necesaria para contrapesar al poder, cualquier clase de poder, incluso en la organización de PODEMOS. Una forma de democracia expansiva, abierta y participativa, que solo se puede dar en forma de asamblea popular,  o en los Círculos, como ha sido el caso. Es como si quien lo escribe estuviera hablando con un ciudadano corriente, al que le dice “Podemos depende de ti, de tu participación”. Esta forma de dirigirse a la gente es novedosa y rompe con la tradición vanguardista de los partidos de izquierda.

[3] El aforismo proviene de una expresión atribuida al historiador y político ingles Lord Acton  que más precisamente decía “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.”

[4] Solo es posible impedir la formación de esa élite –nueva casta- si la democracia se extiende y amplia.

[5] Para hacerse una idea del proyecto VAMOS!, recomendamos ver el video del 1ª Asamblea Estatal de VAMOS!

https://youtu.be/jFbhYXPXPiQ?t=421

(Duración total 51m: 48s) El link comienza en el minuto 7:00, que es cuando arranca el acto

Intervienen Pablo Echenique, Irene Montero y Rafael Mayoral.

Se ven también los minivideos proyectados en el acto.

Unidos Podemos 4.367 visualizaciones (a fecha 23 de oct. 2016). Emitido en directo el 22 oct. 2016

[6] CCAM, es la abreviatura del Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid comunidad.

Deja un comentario