5 cosas que no sabías del “Caso Zapata”

Guillermo Zapata comparece hoy ,de nuevo,  por los chistes que reprodujo en Twitter en 2011 durante un debate enmarcado sobre los límites del humor. La causa se ha reabierto ya en tres ocasiones pero ¿Qué hay detrás de esta acusación? Te contamos las 5 cosas que debes saber sobre la trastienda del “Caso Zapata”:

1. Los dos jueces que han vuelto a imputar al concejal y su vinculación al PP 

Tras el último juicio a Zapata por sus twets, dos jueces de la Audiencia Nacional no quedaron satisfechos con la sentencia y decidieron imputarle de nuevo por humillación a las víctimas del terrorismo. Estos jueces podrían ser dos magistrados más si no fuera porque fueron apartados de la investigación de la “Época I” de la trama Gürtel por su más que evidente vinculación con el Partido Popular.

El magistrado Enrique López fue vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta de los populares entre 2001-2007 y años después fue designado magistrado en el Tribunal Constitucional, también por el PP. Este puesto lo abandonaría más tarde al ser pillado por la guardia civil condiciendo en estado de embriaguez. Su relación con la formación de Génova no acaba ahí: López ha participado como ponente en varios seminarios de FAES (presidida por Aznar) y mantiene, según el sumario de reprobación, una estrecha amistad con varios dirigentes del Partido Popular.

Haber participado en este acto para la imposición a Concha Espejel de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort, créanme que para mí es un honor y un privilegio. Es el acto de reconocimiento y de homenaje a una gran mujer” En estos términos se refería María Dolores de Cospedal a Concepción Espejel (“para todos Concha”) en la ceremonia de condecoración de la magistrada con la máxima condecoración judicial. Antes de ingresar en la AN, Espejel ocupó un despacho de vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ),  propuesta por el PP. Además fue también la vocal territorial para Castilla-La Mancha, por lo que su relación  con la actual ministra de defensa es tan estrecha.

2. Parte de la acusación está investigada y con sus representantes en la cárcel por extorsión.

Manos limpias, el sindicato protagonista de denuncias tan necesarias como la que formalizó contra los Lunnis por mostrar una boda homosexual, es el principal sujeto de la acusación contra el concejal de Ahora Madrid.

Este sindicato saltó a la palestra hace unos meses por la imputación de su presidente, Miguel Bernad, por extorsión amenazas y organización criminal. Bernard, aún en prisión, formó presuntamente un entramado junto a Luis Pineda, líder de Ausbanc, que nada tenía que envidiar al guión de “El Padrino”: Pineda y Bernard denunciaban a empresarios y demás sujetos con cosas que ocultar a través de Manos Limpias y les pedían altas sumas de dinero para retirar esas denuncias.

3. Dignidad, justicia y escándalos

La principal impulsora de la querella contra Zapata es la asociación cívico política (así se definen ellos mismos) Dignidad y Justicia. Esta organización, presidida por Daniel Portero, ha sido protagonista de multitud de escándalos y querellas muy relacionados con el mundo abertzale y de la izquierda vasca. Su esperpento más sonado fue su intención de brindar con  sidra n la puerta de la Audiencia Nacional para celebrar el suicidio del etarra Igor Angulo en la prisión de Cuenca mientras se celebraba un juicio contra la banda armada.

Al igual que Manos Limpias, Dignidad y Justicia trabaja con gran pasión y ahínco la formalización de demandas  con fines puramente políticos. En julio de 2007 pidió dos años de cárcel para el Juan José Ibarretxe y para Patxi López por haber mantenido conversaciones con miembros de Batasuna.

Además de ser acusado de “fraude de ley procesal” en 2007, Portero no ha renunciado ni un momento a iniciar una cruzada contra todos aquellos magistrados que no eran de su gusto político. de este modo, no dudo en amenazar a Santiago Pedraz con una querella por prevaricación al autorizar  una manifestación en Bilbao en 2006 a favor de la autodeterminación.

Pero, sin duda, su querella más sonada fue la interpuesta al periodista Facu Díaz por un sketch emitido en La Tuerka donde satirizaba sobre la corrupción del PP utilizando la escenificación de los comunicados de ETA.  Facu fue absuelto de todos los cargos pero la asociación, una vez más, politizó su actividad mandando un texto a los medios bajo el título“Demanda Podemos”, una actuación que se produjo sólo seis meses antes de las elecciones municipales, comicios a los que Portero acudió  en las listas del PP de Elorrio.

4. Un compañero de Espejel y López pone en tela de juicio el papel de la Audiencia Nacional  en este tipo de juicios

La tercera reapertura del caso y su semejanza con otros casos, como el de César Strawberry, no solo parecen esperpénticos de  cara al público, sino que propios magistrados de la Audiencia Nacional cuestionan la verdadera finalidad de estos procesos.

José Ricardo de Prada, compañero de Espejel y López, se opuso a que el concejal fuera juzgado. En la votación sobre la reimputación, el magistrado recordó a sus compañeros que se atribuyó a la Audiencia Nacional las competencias en materia de terrorismo mediante una disposición transitoria a la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1988. De esta manera quedaba patente la “clara vocación de excepcionalidad y transitoriedad”, con una “duración limitada” que en aquel entonces se justificaba por la “gravedad” de la acción terrorista.

Además, De Prada apuntó que la ley habla de delitos “cometidos por personas integradas en bandas armadas o relacionadas con elementos terroristas o rebeldes (…) y por quienes de cualquier modo cooperen o colaboren con la actuación de aquellos grupos o individuos”, un caso que no parece ser el del concejal madrileño.

5.  Los intereses de hacer el caso eterno

Esta es la tercera vez que Zapata testifica por estos tweets de hace cinco años pero ¿qué intereses hay en abrir una y otra vez este caso? Parece que el motivo es simple y llanamente político.

La primera vez que este escándalo salió a la luz fue justamente después de las elecciones municipales que colocarían a Carmena en la alcaldía de Madrid. Un concejal reproduciendo chistes ofensivos contra las víctimas de ataques terroristas era un plato demasiado jugoso y darle carnaza al monstruo mediático fue muy sencillo: un hombre fuerte del cambio riéndose del dolor causado por ETA, no importa el contexto, sin ningún tipo de duda era por su apoyo a la banda terrorista; se reafirma Podemos es ETA  y reabrir el caso continuamente ayudará a que “la falta de corazón de los miembros de la formación morada” no se olvide en el tiempo.

Pero sin duda, la reapertura del caso (aunque ya se ha demostrado que, aunque de mal gusto, los tweets se encontraban en un marco donde no se pretendía hacer chanza sobre las desgracias de las víctimas) sirve de manera espectacular como cortina de humo en momentos clave como la destrucción del PSOE, la intención de redistribuir las pensiones de viudedad a los gobiernos municipales o los más que numerosos tintes de corrupción de los nuevos ministros.

 

Deja un comentario