No es Madrid, es Europa

lira

Tras la batalla de Madrid en Podemos, conviene recordar lo que decía hace poco Owen Jones: lo que nos estamos jugando no es sólo Madrid o España, es Europa y, en realidad -tanto más ahora, tras la victoria de Trump-,  el mundo entero. Tenía toda la razón Manolo Monereo al decir  que ya hace tiempo que hemos entrado en una “nueva era Polanyi”. La historia se repite: cuando la sociedad y el Estado se ven fatalmente estrangulados por la economía de mercado, se disparan resortes proteccionistas que pueden ser de izquierdas o de derechas, socialistas, decía Polanyi, o fascistas. Es la respuesta de la sociedad frente a su cárcel económica, cuando ya no es posible seguir recurriendo a mecanismos reformistas e institucionales. Una sociedad llevada a la asfixia reacciona espasmódicamente buscando protección en lo que sea. Esto es lo que, en el mal sentido de la palabra, los medios están llamando “populismo”.

Y de nuevo nos encontramos con la misma insensatez irresponsable de los años treinta: la negativa a distinguir entre la respuesta proteccionista por parte de la izquierda y la que viene de la ultraderecha. Se dice que el “populismo” (en este sentido que decimos) siempre será “populismo” y que es lo mismo que sea de izquierda o de derecha. Así lo sostenía Javier Cercas en un artículo al que ya respondí, lo mismo que, en general, el entorno Prisa en su conjunto. Estos señores intelectuales quizás lleguen a enterarse un día cuál es la diferencia, aunque por desgracia, para entonces, como ya ocurrió en 1933, será ya demasiado tarde. Para ellos, es como si la gente se volviera “populista” por estar mal aconsejada o algo así. Como si lo que se jugara aquí fuera una especie de contaminación ideológica de la que tienen la culpa otros intelectuales como ellos empeñados en leer a Laclau.

Lo malo es que es no así, como piensan ellos, sino como pensaba Polanyi. La utopía liberal de un mercado autorregulador puede intentar llevarse a la práctica hasta sus últimas consecuencias (y ahora asistimos al segundo intento de lograrlo), pero a consecuencia de estrangular el funcionamiento de todas las instituciones democráticas y de asfixiar todos los medios materiales a través de los que respira la sociedad. La segunda parte, como bien recordaba Monereo, es la respuesta social, más o menos histérica o espasmódica. Es una segunda parte de una primera: el delirio del liberalismo económico. Ahora bien, lo que los tiempos nos han enseñado es que esta “segunda parte” puede ser aún peor que la primera, porque la sociedad puede buscar protección en aventuras totalitarias como las que ya se saldaron con decenas de millones de muertos. Donald Trump, como muy bien ha explicado Ignacio Ramonet en un artículo sorprendente, no es cosa de la primera parte, sino de la segunda.

En España, por ahora, ha sido distinto. La indignación social estuvo a punto (no estamos fuera de ese peligro) de traducirse en xenofobia, racismo y un brutal elitismo estamental de las clases medias y altas contra las más desfavorecidos, tomando como lema un “sálvese quien pueda” que se habría parecido bastante a la banal indiferencia con la que la población alemana debía decirse a sí misma: se llevan a los judíos, a los gitanos y a los comunistas, pero yo no soy ni una cosa ni otra. El 15M y Podemos lograron abortar el germen del fascismo que, sin embargo, ha brotado ya en toda Europa y ahora con mucha fuerza en EEUU. Pero no se ve mucho agradecimiento al respecto por parte de nuestros intelectuales y nuestros periodistas. Podemos ha logrado convencer a mucha gente y penetrar profundamente en el sentido común para que la indignación popular defienda el sistema constitucional de derecho frente al nihilismo económico neoliberal.

Pero se dice que esto es lo mismo que el “populismo” de derechas. Estos señores intelectuales y periodistas, cuando hayan terminado de dinamitar a Podemos con sus calumnias y sus estupideces repetidas a diario por el altavoz de algunos imperios mediáticos, quizás empiecen a darse cuenta de que han estado volando la única presa que todavía resiste contra el fascismo que se avecina. Porque la causa del fascismo ya está ahí, desde hace mucho tiempo entre nosotros, como bien demostró en su momento Polanyi: cuando los cauces que generan sociedad se ven anegados por el fango económico, la sociedad responde convulsionada. El fascismo es una respuesta, no una iniciativa. No hay otra receta para evitarlo que la institucionalización democrática de la economía. Eso es exactamente lo que ha planteado Podemos a raíz del 15M. Y por supuesto que no hay manera de hacer esto más que destapando el juego de la “casta” que defiende el neoliberalismo.

Si queremos evitar repetir lo que fue la mayor catástrofe mundial que haya vivido la humanidad, haríamos bien en comenzar por recuperar algunas evidencias que podrían resumirse en estas palabras con las que Ken Loach resume su extraordinaria película El espíritu del 45: “Habíamos ganado la guerra juntos, y juntos ganaríamos la paz. Si podíamos llevar a cabo campañas militares, ¿acaso no podríamos planear la construcción de casas, la creación de un servicio socio-sanitario y de transporte, y conseguir los bienes que necesitáramos para la reconstrucción? La idea central era la propiedad común, donde la producción y los servicios beneficiarían a todos. Unos pocos no se enriquecerían a costa de los demás. Era una noble idea, popular y aclamada por la mayoría. Era el Espíritu de 1945. Quizá hoy sea el momento de recordarlo”. En efecto, para ganar la guerra contra el fascismo, Inglaterra tuvo que ser socialista. ¿No se puede ganar la paz mediante el socialismo? Para construir ese Estado del Bienestar -un estado social de derecho- que ahora está siendo desmantelado, en aquella ocasión, fue necesario ganar una guerra mundial contra el fascismo. ¿Tendremos que repetir la jugada al mismo precio? Algunos, en Podemos, hemos pensado que no. Que tiene sentido reconstruir el estado social de derecho adelantándose a la respuesta social fascista. Si este intento fracasa, el fascismo habrá roto sus últimos diques de contención. Y cuando se rompa la presa, la fuerza de la historia caerá sobre todos nosotros, también sobre esos intelectuales que hoy no ven diferencia entre lo que ellos llaman “populismo” de izquierdas y de derechas. El “populismo” que viene no se va a detener con buenos deseos, tampoco con reivindicaciones abstractas de la política parlamentaria (justo cuando los parlamentos están siendo más asfixiados por la prima de riesgo económico). O se interviene para salvar aquellas instituciones propias del estado social de derecho (escuela pública, sanidad, garantías judiciales, impuestos progresivos, etc), o el populismo fascista vendrá y a lo bestia, como ha llegado ya la bestia Trump. No sé cómo es posible que aún sea necesario explicar a algunos por qué el bipartidismo PP-PSOE, en este país no está en condiciones de prometer nada al respecto.

Más allá de la estafa bipartidista actual, no está ninguna ocurrente “nueva política”. No queremos una nueva política. Queremos que la política deje de ser una estafa. Creo que Podemos lo ha demostrado suficientemente entrando en el Parlamento, como debe ser, y denunciando ahí la estafa en la que lo han convertido. Hay una larga tarea por delante.

Y teniendo en cuenta la gravedad de la situación y todo lo que queda como tarea pendiente, habría que decir dos palabras sobre el espectáculo de las últimas semanas con ocasión de las elecciones de Podemos Madrid. Se ha disputado Madrid como si la existencia misma de Podemos dependiera del resultado. Cualquiera diría que el hecho de que hubiera dos listas para elegir era una amenaza orquestada por una conspiración. Ha sido todo muy irreal. Y Podemos tiene cosas más grandes de las que ocuparse y amenazas más reales que combatir. No está escrito en ningún destino que Podemos tenga que convertirse necesariamente en una nueva IU atrincherada o en un nuevo PSOE (y con eso está dicho todo). Podemos debe ser Podemos, la única fuerza política que ha sido eficaz hasta el momento para contener el “populismo” fascista que nos amenaza. No se trata de inventar nada nuevo, sino de seguir haciendo lo que se hizo desde el principio, sin paranoias y con alegría.

Fuente: Carlos Fernández Liria – Cuartopoder.es

  1. Muy bien, Carlos, soy un viejo entusiasta de la izquierda, pero hasta ahora me he llevado muchos desengaños, pero ahora con Unidos Podemos lo veo todo muy cambiado. Yo ya no puedo hacer mucha cosa, pero desde aquí tratare en todo momento de poner mi pequeñito granito de arena para la lucha contra esta casta casposa, engañosa y corrupta. Tengo la ilusión mas grande de mi vida, con Unidos Podemos. Un gran saludo.

    Responder

Deja un comentario