Sanders planea la reconstrucción de un Partido Demócrata que “ha ignorado a la clase trabajadora”

  • Bernie Sanders y Keith Ellison, un progresista emergente y aspirante a liderar el partido, abogan por que el partido se aleje de la élite rica progresista

  • Sanders: “Los demócratas se han centrado en una élite que ha recaudado increíbles sumas de dinero pero que ha ignorado a la clase trabajadora”

  • El senador de Vermont quiere que los recursos del partido se destinen a movilizar a los votantes a nivel local

senador-sanders-millones-dolares-republicanos_ediima20150502_0310_19

Con los ánimos renovados, cada vez más voces del Partido Demócrata han pedido el renacimiento de las fuerzas progresistas de Estados Unidos para reconstruir el partido y recuperarse de la demoledora victoria de Donald Trump.

El senador de Vermont Bernie Sanders, derrotado por Hillary Clinton en las primarias demócratas, y Keith Ellison, una figura progresista emergente y aspirante favorito a liderar el partido, abogan por desviar los esfuerzos del partido de la élite rica progresista.

“Tenemos mucho que reflexionar”, declaró Sanders el domingo al canal CBS. “Los demócratas se han centrado demasiado en una élite que ha recaudado increíbles sumas de dinero de gente rica pero que ha ignorado a la clase trabajadora, la clase media y los ciudadanos de bajos ingresos de este país”.

“Ahora necesitamos crear un movimiento de base de millones de personas que quieran transformar este país”, aseguró Sanders.  El senador se comprometió a luchar contra Trump en regulación medioambiental y señaló que quiere a millones de seguidores para forzar a los republicanos a tomar acciones contra el cambio climático que Trump niega. También repitió su rechazo a la retórica del magnate sobre los inmigrantes, las mujeres, el aislacionismo y los musulmanes: “No aceptaremos el racismo, el sexismo o la xenofobia“, aseguró.

El senador, que se describe a sí mismo como socialista democrático, admitió que podría encontrar puntos comunes con Trump en las reformas financieras, solo si el republicano mantiene su palabra de ser “el campeón de la clase trabajadora” y tiene “el coraje de enfrentarse a Wall Street”.

Sanders dijo también coincidir con Trump en la necesidad de reconstruir las infraestructuras y revisar los acuerdos comerciales internacionales. “Si está a favor de crear una política comercial que haga que el sector empresarial estadounidense empiece a invertir en este país y no en China, sí, podemos trabajar juntos en ello”, apuntó.

Sanders teme que el gobierno se convierta en una oligarquía, con un número muy reducido de personas extremadamente ricas que controlen la economía del país. Durante la entrevista, el senador reservó críticas para el Partido Demócrata en su deferencia por los ricos. Criticó al partido por no lograr apreciar que el trabajador estadounidense medio está trabajando más horas por menos salario, que está enfadado y que está “extremadamente preocupado por la generación futura”. “Trump ha aprovechado eso”, añadió.

Preguntado si apoya a los líderes demócratas del Congreso afines a este cambio, Nancy Pelosi (Cámara de Representantes) y Charles Schumer (Senado), Sanders apuntó: “No me interesan los líderes, me interesa construir un movimiento que transforme este país”.

Ellison, un afroamericano de Minnesota, el primer musulmán en servir en el Congreso y líder del Caucus Progresista del Congreso, es una estrella emergente en el partido. El año pasado, fue uno de los pocos demócratas en creer seriamente que Trump podría ganar la nominación republicana, una predicción que provocó carcajadas (en un programa de televisión) y fue uno de los más claros seguidores de Sanders en las primarias del Partido Demócrata.

“Deberíamos poner a los votantes primero, no a los donantes. Queremos y agradecemos a los donantes, pero esto va de los tipos en la barbería, la señora en la cafetería y la gente preocupada porque cierre su fábrica”, señaló.

Sanders explicó que quiere que los recursos del partido se destinen a movilizar a los votantes a nivel local. “Tienen que estar en el punto de mira de todo lo que hacemos. Necesitamos empoderarles en todo el país. Así es cómo nos recuperaremos. Y lo haremos”.

Se negó a comentar si buscaría la presidencia del Comité Nacional Demócrata o si, en caso de ganar, renunciaría a su asiento en el Congreso para dedicarse a ello a tiempo completo. “Tendré algo que decir muy pronto”, afirmó.

Las visiones de los dos hombres fueron reflejadas por el cineasta Michael Moore, quien acudió a una gran marcha de protesta en Nueva York el sábado contra las motivaciones ocultas de Trump y se grabó a sí mismo dentro de la Torre Trump, donde el presidente electo tiene su casa y sus oficinas centrales.

Moore advirtió que no cree que Trump vaya a mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora que le ha votado “y puede que las empeore”. Como Sanders, Moore acusó a los demócratas por un prolongado “abandono benigno” de los pobres del campo y las ciudades y de las minorías.

También pidió a Barack Obama que nombre a un fiscal especial para investigar las acciones del director del FBI, James Comey, durante las elecciones, provocando un nuevo giro en la saga de los correos electrónicos de Hillary Clinton.

“Hay que investigar cómo el director del FBI fue capaz de interferir en las elecciones, que creo que no es legal, e inclinó la balanza de lo que iban a ser unas elecciones muy disputadas”, señaló Moore.

Fuente: Joanna Walters – eldiario.es

Traducido por Javier Biosca Azcoiti.

Deja un comentario