Las eléctricas, el Gobierno, y la hipocresía con la muerte de Rosa

maxresdefault

Es una desgracia que algunos temas solo pasen a ser primera plana político-mediática por la muerte significada de una inocente, como lo fue la de Rosa, la mujer de 81 años que perdió la vida en un incendio provocado por unas velas que suplían un corte en la luz días antes por no poder pagarla.

Sin embargo, hay que decir que Rosa era el quinto caso en 10 días: cinco muertos por incendios por velas, braseros o instalaciones eléctricas en malas condiciones. De hecho, la Academia de Ciencias Ambientales señalaba que se producen más muertes por este motivo que por accidentes de tráfico -en 2015 murieron 1.126 personas en la carretera-.

Hoy aparece en todas las portadas y debates políticos, pero Podemos ya lanzó una campaña el mes pasado, #NadieSinLuz, para señalar este problema. Hoy el Gobierno calla. En el año 2015 se realizaron 506.481 cortes de luz, lo que supuso un incremento del 5,9% con respecto a 2014. . El PP ha desechado estudiar ninguna propuesta sobre este tema durante su anterior mandato: hasta en 3 ocasiones han rechazado debatir sobre 3 planes distintos  sobre pobreza energética (presentados por Podemos). El PSOE y C´s, qué solo parecen mirar hacia abajo cuando saltan las noticias, ahora se muestran preocupados pero también han rechazado planes energéticos, como el presentado por podemos en Andalucía.

Y Gas Natural, haciendo un ejercicio de cinismo extremo, dice ahora que revisará los cortes programados en Reus. Solo en Reus. ¿A caso el resto de pueblos y ciudades de este país no sufre el mismo problema? ¿Se puede llegar a un grado más alto de hipocresía?

El Presidente de Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé, tiene que explicar esta situación en el Gobierno: no solo las élites políticas tienen responsabilidades públicas. Son parte principal del problema, y no puede seguir la impunidad de la avaricia de las multinacionales y sus repercusiones sociales.

Como señala Olga Rodríguez en su artículo, “cortar la luz a una anciana es una clara violación del artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”. Puede que, si no se toman medidas el Gobierno o el Parlamento de manera inmediata para evitar que las empresas corten la luz en invierno, el siguiente paso sea denunciar a las mismas por atentados contra los Derechos Humanos.

El DesperTTador 3.0 // Editorial 

Deja un comentario