Morir sin luz

olgar

Cortar la luz a una anciana es una clara violación del artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La pobreza energética mata, como se ha visto de nuevo esta semana

Señores dirigentes: hay una guerra mundial contra los pobres y ustedes participan en ella

Un amigo iraquí que sufrió torturas y pérdidas provocadas por la invasión de Irak tiene un sueño recurrente cuando duerme: en torno a una mesa repleta de manjares conversan y ríen políticos, empresarios y periodistas occidentales. De repente, caídos del cielo, se desploman sobre la comida decenas de cadáveres de iraquíes, los muertos olvidados de las páginas no escritas de eso que llamamos actualidad.

Su pesadilla –reflejo de un sentimiento de abandono y de un contexto real– puede ser aplicada no solo al horror de Irak, mercantilizado y desdeñado por gobernantes y medios de comunicación, sino a otros dolores también despectivamente ignorados: los provocados en estos años de empobrecimiento, precariedad, expolio y desigualdad.

 Sin ir más lejos, esta misma semana se añadía otro crimen más al techo de cadáveres que algún día se desplomarán sobre la mesa en la que almuerzan, sin conciencia y sin culpa, los dirigentes responsables de que haya familias sin suministros básicos. La víctima es una mujer de 81 años que vivía en Reus. Se llamaba Rosa y su arrendatario había interpuesto una demanda judicial de desahucio por impago. Gas Natural Fenosa le cortó la luz hace dos meses porque no podía pagarla y por eso usaba velas para iluminar su hogar. Una de esas velas se cayó mientras dormía, incendió el colchón y la anciana murió asfixiada por el humo. La eléctrica se saltó la ley al no informar a servicios sociales de que iba a efectuar el corte.

La pobreza energética afecta a más de cinco millones de personas en España, mientras las eléctricas siguen acumulando beneficios. Pasen por los barrios más humildes de las ciudades, hablen con la gente, y les mostrarán los empalmes de cables que realizan para mantener a sus hijos con electricidad y algo de calor. En Barcelona, por ejemplo, un colectivo de bomberos  ha denunciado que el 70% de los incendios en viviendas están causados por artilugios que la gente sin suministros usa para cocinar o calentarse, incluida la quema de periódicos o de alpargatas. Y hace solo unos días UGT ofrecía  datos similares de toda Catalunya.

La privación de luz, agua o vivienda digna a las personas, en un mundo con tanta riqueza en tan pocas manos, es una violación de los derechos humanos. Pero parece que buena parte de los gobernantes y del periodismo no lo considera digno de escándalo. De hecho el PP ha tumbado todas las iniciativas sobre pobreza energética  desde que Rajoy llegó a Moncloa. Incluso se negó a reconocer que existiera pobreza energética.

Gas Natural Fenosa obtuvo 1.502 millones de euros en beneficios en 2015. Su consejero delegado ganó 3,3 millones de euros el pasado año. Desde el inicio de la crisis y hasta 2015 la factura de la luz ha aumentado un 73%, con una media de 69 euros mensuales en este mes de octubre, la sexta subida del año. En el mismo periodo ha descendido la renta media de los hogares y crecido la desigualdad, la precariedad y la pobreza. Teniendo en cuenta estas cifras, ¿qué medidas van a adoptar gobernantes y eléctricas para respetar los derechos humanos y evitar que haya personas sin luz?

¿Está el Gobierno en contra del  artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que señala que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”?

¿Vetaría el PP el artículo 14 de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, que establece como derecho para las mujeres “gozar de condiciones de vida adecuadas, particularmente en las esferas de la vivienda, los servicios de saneamiento, la electricidad y el abastecimiento de agua, en transporte y las comunicaciones”?

¿Es partidario el oligopolio eléctrico de seguir condenando a millones de personas a enfundarse dos pijamas a las siete de la tarde, apagar la luz y meterse en la cama porque no pueden afrontar un pago mayor de la electricidad y la calefacción?

Señores dirigentes, ¿están a favor de que haya personas mayores viviendo a la luz de las velas, arriesgándose a incendiarse con ellas? Díganlo claramente. Hay una guerra mundial contra los pobres y ustedes participan en ella.

Fuente: Olga Roríguez – eldiario.es

  1. Olga, gracias por este articulo muy claro y esclarecedor,,, deberías escribir más ya que me ayuda a caminar por este mundo de mediocridad periodista, en este desierto de comprados por un plato de lentejas…gracias

    Responder

Deja un comentario