Donde dije España, digo plurinacionalismo

154488-944-660

Ahora resulta políticamente correcto volver a negociar con los nacionalistas. Puesto Rajoy de Presidente, las tensiones centro-periferia vuelven a su cauce natural, y el PSOE vuelve a ponerse el traje regionalista vasco y catalán.

Así pues, se confirma el acuerdo PNV-PSE para el Gobierno Vasco, un acuerdo predecible y con una suma insuficiente. Predecible porque es trasladar a nivel de Euskadi lo que ya se da en diputaciones y ayuntamientos, esto es, un acuerdo en el que una fuerza nominalmente progresista se diluye en las políticas continuistas del PNV a cambio de subsistir. El PSE ha optado por sostener políticas continuistas del PNV para sobrevivir.

Lo que se negó a nivel nacional, ahora parece estar bien en el País Vasco: avances en reconocer la nación vasca, impulsar votaciones ciudadanas (en este caso se proponen consultas “legales” no vinculantes), reforma de los estatutos para avanzar en el autogobierno, iniciar acercamiento de los presos de ETA, etc.

Pese a ser la línea roja que Sánchez puso dos veces a Podemos –que reconoció como un gran error en el programa de Jordi Évole-, ahora lo negocia como forma de subsistencia allí donde la Gran Coalición es fuerza minoritaria (¿será porque casi el 50% de los vascos está a favor de un referéndum?). Además, parece quedarse fuera de la negociación medidas contra la desigualdad, políticas sociales o iniciativas que impulsen el trabajo.

El PSOE sigue sin proyecto propio, y va dando bandazos para mantenerse a flote. Mientras, y como consecuencia de sus malas decisiones, ya se están redactando los próximos recortes.

Deja un comentario