Nuestros pensionistas pierden, las eléctricas ganan

Desde la llegada del PP al Gobierno los grandes sectores sociales han sufrido recortes brutales: educación, sanidad y, por supuesto, las pensiones. La situación de nuestros mayores, además, se encuentra con un claro agravante que empeora su calidad de vida: la pobreza energética.

Vestidos de defensores de los mayores, el Partido Popular ha iniciado durante su mandato el mayor ataque contra los pensionistas.  En 2013 el PP reformó el sistema de pensiones introduciendo e llamado “factor de sostenibilidad” para la revalorización de las pensiones. Este factor ha hecho que las retribuciones de los pensionistas sólo puedan actualizarse de manera independiente a la evolución de los precios y que, así, solo puedan elevarse entre un 0,25% y un 0,5%. Además la reforma laboral y la consecuente precarización del empleo han hecho que nuestros jubilados no perciban ni la mitad del salario que tenían mientras cotizaban; esto nos lleva a encontrarnos pensiones irrisorias de poco más de 400 euros, que no permiten mantener una vida digna y hacer frente a los gastos básicos para sobrevivir.

A todo esto las eléctricas siguen aumentando sus beneficios y encareciendo el precio de la energía, lo que ahonda en un problema que ya afecta a más de 5 millones de personas en nuestro país: la pobreza energética. La falta de recursos de muchos de nuestros pensionistas hace que sea imposible poder pagar la energía básica para sobrevivir. Esto se agrava en los meses de invierno, cuando algunos sólo ven en sistemas peligrosos y precarios de calefacción la única opción para calentarse. Estos métodos de calefacción como viejas estufas, calentadores o velas han causado la muerte a multitud de personas en los últimos años, la última la de Rosa que vio arder su casa y perdió la vida al encender una vela para calentarse. 

 

Deja un comentario