Ana Pardo de Vera en Otra Vuelta de Tuerka

ana-pardo-tuerka

Nacida en Lugo, esta, en palabras de Iglesias, “espartana” caracterizada por su fuerza de voluntad, se ha convertido en la directora del Diario Público, periódico digital de referencia para la izquierda española. La entrevista nos permite conocer un poco más a esa mujer que desde bien niña aprendió que la independencia que ella ansiaba se podía conquistar a través de la autonomía que le brindaba el saber. Desde la perspectiva lúcida y crítica de aquel que proviene de una tierra donde la derecha es poco menos que dueña del lugar, Pardo de Vera comienza desde un principio a poner en contexto a ese PP gallego marcado por la financiación proveniente del narcotráfico.

Una periodista por vocación, por inquietud. Ya de adolescente devoraba los periódicos y no faltaba a su cita con Informe Semanal, lo cual sigue haciendo a pesar de “la degeneración del programa”. En la universidad optó por Filología hispánica y después por un máster en medios de comunicación, comenzando en la profesión en medios locales y autonómicos. Este inicio se vio marcado por la llegada al Gobierno del PP, desde la primera legislatura del Aznar que hablaba catalán en la intimidad a la mayoría absoluta que obtuvieron en el año 2000.

A partir de ese momento se fue gestando lo que para Iglesias fue el contexto que permitió la vuelta del PSOE al poder, empezando por el Movimiento de NO a la guerra de Irak. En todo este proceso la presente directora de Público fue una testigo privilegiada, de modo que cubrió, entre otras muchas cosas, el XXXV Congreso de los socialistas, aquel en el que se eligió a Zapatero, quien parecía incapacitado para ganar las elecciones de 2004. La periodista hace mención a ese “volantazo” en contra de las aspiraciones de Bono: “Me parecía imposible que un tipo como Zapatero  movilizase a la gente.” ¿Y por qué ganó? Ella misma lo explica, partiendo del atentado del 11M.

Para Pardo de Vera, Zapatero llevo a cabo algunos buenos gestos, intenciones, pero no llegó a mucho más. El que para ella fuera el más demócrata de los presidentes de nuestro país, no fue capaz de consumar en la práctica su apuesta clara por la igualdad. A pesar de ello no niega lo poco que se han valorado sus logros, en especial el fin de la violencia de ETA: “Si hubiese acabado el PP con ETA habría homenajes todos los días.” En este sentido la periodista pone en valor que el expresidente se atreviera a dar cuenta de la negociación en el Parlamento.

Hay en la entrevista un fragmento dedicado a la monarquía. Para Pardo de Vera no cabe dudad de que Juan Carlos I pretendía perpetuarse en su  lugar, de tal modo que la abdicación no fue más que la solución que satisfacía incluso a los más fervientes monárquicos: “Si por él hubiera sido,… pero la realidad se lo llevó por delante. […] La gente se había dado cuenta de quién era el Jefe del Estado… le importa un bledo el país.”

La llegada de Público en 2007, en lo que para Iglesias constituye  “un antes y un después” para el periodismo del país, suponía a ojos de la actual directora un verdadero riesgo, teniendo en cuenta que precisamente a partir de ese momento fueron surgiendo los primeros síntomas de crisis económica. A pesar de ello, lo vivió con una tremenda ilusión. Hablando del paso atrás que pudo representar el fin de la impresión en papel del periódico, Pardo de Vera insiste en las enormes posibilidades que brinda lo digital, poniendo como ejemplo que la mitad del tráfico de Público llega desde el móvil. Su posición como directora de un medio le da, si cabe, más fuerza para sostener que es necesaria la incorporación de más mujeres en los puestos directivos en los medios de comunicación ya que en la actualidad solo ocupan un 10% de los cargos.

Destapar el caso Monago, quien cargara al Senado 32 viajes privados en business a Canarias, le llevó a las tertulias. “Hay que estar en la televisión,… te da acceso a muchísima gente.” Sostiene que ir a la televisión da una publicidad impagable, debido a que mucha gente en España solo se informa a través del medio audiovisual. No podría terminar la entrevista sin plantear el tema de la regulación del periodismo, vital para ambos interlocutores.

Para finalizar podemos tener en cuenta las dos insignes figuras literarias españolas que sobrevuelan la entrevista. Por un lado se trata de Ramón María del Valle-Inclán, de quien el padre de la periodista es un gran admirador y conocedor, hasta tal punto que su apariencia física ha tornado a ser realmente similar a la del autor de Tirano Banderas. Por otro lado, la entrevistada reconoce casi al final de la plática, haciendo gala de un excelente gusto, que su novela favorita es La Regenta, obra maestra de Leopoldo Alas, “Clarín”.

Deja un comentario