Reinventar Podemos para ganarlo todo

Hoy se habla mucho de recuperar la ilusión y el espíritu de las Europeas de 2014. Si algo caracterizó a aquel primer Podemos, del que hoy se cumplen tres años de su nacimiento público, fue la sensación de desborde: la gente haciendo política sin esperar a nadie, sumando y aliándose con las luchas que recorrían sus pueblos y barrios

Miguel Urbán – Eurodiputado, cofundador de Podemos y líder del equipo Podemos en Movimiento

“Nos toca seguir empujando este proceso de cambio para que no tenga marcha atrás. Un proceso de cambio que no debe agotarse en Podemos y en el necesario ‘asalto institucional’. Debe ir más allá de la política electoral y comunicativa”1. Hace un año escribía estas frases con mi compañera y amiga, Teresa Rodríguez, en conmemoración del segundo aniversario de Podemos. No han perdido vigencia, los retos han aumentado, los debates siguen presentes y este febrero tenemos la segunda Asamblea Ciudadana de Podemos estatal, coloquialmente conocida como Vistalegre 2. Una oportunidad de abarcar todas aquellas discusiones latentes en la organización, potenciar los aciertos, mejorar los errores y aprovechar la pluralidad y diversidad como fortalezas, prueba de que existe un Podemos vivo y útil para ser una herramienta que ayude a conseguir la transformación social.

La semana pasada presentamos desde Podemos En Movimiento nuestros borradores con una serie de propuestas que algunos etiquetan, nominándolas como una desviación del rumbo que ha tomado Podemos durante estos últimos años, como una apuesta por un “Podemos de protesta y resistencia”.

Más allá de caricaturas e inercias hay una reflexión fundamental a hacer sobre esto: claro que no necesitamos un Podemos a la defensiva ni que sirva únicamente para resistir, pero sí debemos comprender que el “cambio” no llegará solo. Nunca lo ha hecho a lo largo de la historia y no va a cambiar de opinión precisamente ahora. Ni siquiera sumando a las y los que faltan. Sino que implicará también un elevado componente de conflicto y lucha, porque quienes hoy nos gobiernan, desde dentro y fuera de las instituciones, no van a dejarse convencer por las buenas ni van a entregarnos las llaves del palacio por mucha mayoría electoral que sumemos o por muy buenos argumentos que tengamos.

Porque sí, el cielo se toma por asalto. Pero para eso hace falta, primero, consenso por abajo y, segundo, un asalto que busque ganar electoralmente, pero también política y socialmente, como bien le gustaba decir a Miguel Romero.

Y es que, para que acabe siendo algo más que una mera consigna de campaña, el “cambio” no puede limitarse a un discurso embriagador ni a una renovación formal de los códigos. Hay que hablar de política transformadora para cambiar de base el mundo, nuestro mundo. Necesitamos un Podemos que hable de gestión colectiva y democrática de los bienes comunes, de una auditoría ciudadana de la deuda para saber quién debe a quién, de procesos constituyentes de los distintos pueblos que conforman el Estado español, de transformación del modelo productivo hacia la sustentabilidad ecológica, de lucha de clases y de desobediencia desde lo institucional.

Afortunadamente hoy en Podemos vuelve a hablarse de renta básica universal, aquella medida del programa de las Europeas –que conviene recordar que desde la dirección saliente del primer Vistalegre se desechó por miedo a parecer muy radicales ante el electorado–, de auditoría ciudadana de la deuda ilegítima, de derecho a la vivienda, cambio de modelo productivo o recuperación de los sectores estratégicos. Desde Podemos en Movimiento –y hablo en plural puesto que tanto las medidas como el conjunto de borradores no los he escrito yo, sino que son producto de un trabajo colectivo que hay que poner en valor y respetar– nos alegramos enormemente de que hablemos de política con mayúsculas y no de enfrentamientos personales. Aprovechemos la puerta abierta para recuperar e incorporar otras medidas programáticas rupturistas y transformadoras que deben formar parte del ADN y de la estrategia de Podemos, y no ser mera táctica coyuntural. Porque ahí es donde debería estar el grueso del debate congresual.

Debemos huir de las peleas de gallos y de las disputas personalistas que aprovechan enemigos que nos buscan las cosquillas y huelen la sangre a la legua. Necesitamos proyectos corales, con poderes y tareas más distribuidas territorial, sectorial e ideológicamente. Necesitamos estructuras integradoras y despatriarcalizadas, tan fieles a las y los de abajo como los partidos del Régimen lo son con sus élites.

Podemos ya es plural; ahora toca hacerlo pluralista. Pero no incorporando familias o nombres propios a raíz de negociaciones cerradas, sino normalizando la presencia de opiniones y sensibilidades diferentes, sumando en su seno y en su periferia a las distintas luchas, espacios y actores que hoy trabajan por transformar nuestra realidad, respetando su autonomía y entendiendo la diversidad como una riqueza y una fortaleza, no como un cuerpo extraño al que repeler o asimilar. Porque sin Podemos difícilmente habrá cambio, pero solo con Podemos ese cambio no llegará muy lejos.

Hoy se habla mucho de recuperar la ilusión y el espíritu de las Europeas de 2014. Si algo caracterizó a aquel primer Podemos, del que hoy se cumplen tres años de su nacimiento público, fue la sensación de desborde: la gente haciendo política sin esperar a nadie, creando y animando Círculos aun cuando no existía una estructura de partido formal, lanzando propuestas, echando raíces en sus territorios, sumando y aliándose con las luchas que recorrían sus pueblos y barrios.

Aquello fue un embrión de poder popular que, por cierto, no entendía ni de siglas ni de si era mejor integrar a unos o formar una coalición electoral con otros. Porque las convergencias o se dan por abajo o simplemente no suman. Necesitamos un bloque social y político contra-hegemónico para el próximo periodo que adopte formas distintas pero complementarias en los barrios, en los centros de trabajo, en las calles y en las instituciones. Solo así pasaremos de la actual maquinaria de guerra electoral y del pernicioso modelo vertical de partido a una maquinaria de conflicto social y de removilización ciudadana.

Lo dijimos cuando nacimos, lo defendimos en el primer Vistalegre y lo volvemos a repetir ahora y cuantas veces haga falta: necesitamos un partido-movimiento, necesitamos reinventar Podemos para que no se convierta en un partido más y vuelva a ser un Podemos en movimiento. Si en 2014 movimos ficha y conseguimos patear todo el tablero, este año nos toca mover Podemos para ganarlo y reinventarlo todo.

__

1. Dos años de Podemos. Teresa Rodríguez y Miguel Urbán.

Fuente: eldiario.es

Deja un comentario